Saltar al contenido
Inicio » Qué significa leer la suerte entre gitanos

Qué significa leer la suerte entre gitanos

NO VEAMOS SUERTE ENTRE LOS GITANOS – Se emplea tratándose de mentir o adular a alguien con razonamientos que nosotros no suponemos.

Es como jugar en el Barça, pero para Mesi, en este momento no, con la diferencia de que la liga donde juega José Carmona Santiago (Argentina, 1974) es una liga que no conoce a las estrellas del fútbol ni a la Champions League coincide, y sí, con bastante esfuerzo, especialidad y también investigación tan estricta como la que le transformó, hace algunas semanas, en la primera persona de la etnia gitana en conseguir el Doctorado en Psicología por la Facultad de La Laguna.

Un genuino «obsequio de vida» que dejó a la primera médica gitana de Canarias, diplomada en Trabajo Popular, tener el «privilegio» de trabajar con María José Rodrigo López y María Luisa Máiquez Cháves, tanto emérito y instructor del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación, como Marta García Ruiz, maestra del Área de Trabajo Popular y Trabajo Popular, sus tres directivos de proposición, han guiado y apoyado estos cinco años de investigación.

Crónica

La memoria, la niñez y los sitios del pasado son las primeras historias que nos contamos durante la vida. Nacimos y medramos en un espacio y algo se instala en nuestra memoria, una suerte de factor para medirnos en el planeta. No deseo romantizar la niñez, no pienso que sea un periodo idílico y feliz por naturaleza, por esencia. Pero ahí está, hablándonos en todo momento. En el momento en que era niño, mi hermano, para fastidiarme, me afirmaba que mi auténtica madre era “húngara”, como se conoce a los gitanos en la localidad donde medré. Mi madre es blanca como la leche, mi piel es obscura. Mi relación con ellos, con los gitanos, se encontraba marcada por el tono de su piel. Estas mujeres marcaron mi niñez, y aún no sé de qué manera contestar, ¿por qué razón? Quisiese que mi experiencia no fuese la manera de pensar sobre un Otro que es bien difícil de determinar, por el hecho de que no lo conozco, pues tras los años todavía es un extraño. Y uno queda en la bifurcación de preguntarse: ¿de qué forma charlar de la vida del resto?, ¿de qué forma denominar al Otro?

Mano leyendo un «don de nacimiento»

Rocío afirma que los gitanos nacen con el don de interpretar las líneas de la mano, don que se lleva a cabo bajo su guía de mamás y abuelas.

La primera cosa que observan es la vida, la longevidad, el cariño, el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *