Saltar al contenido
Inicio » Qué significa el afán y la ansiedad

Qué significa el afán y la ansiedad

Según el diccionario de la Real Academia De españa (RAE), el término podría proceder de esforzarse, verbo que puede referirse a ocuparse a trabajar, efectuar una actividad con esfuerzo o hurtar. El anhelo, entonces, puede ser un trabajo duro, el cansancio que procede de alguna acción o de un anhelo o aspiración.

Me detuve a ver 2 elementos demasiado recurrentes a mi vida ahora mi ambiente. El primero es la existencia de aves. Sí, las aves, esos animales alados frecuentemente pequeños y también indefensos con los que nuestro Dios ha embellecido su creación.

En lo personal, siempre y en todo momento he tenido curiosidad por estos animales. Sus cantos y silbidos son los primeros sonidos que escucho por la mañana, sin tener en cuenta (claro) el sonido de mi despertador, o que es domingo y la voz de mi padre se hace cargo de informarme. Aun tuve la esa de localizarme, un día de suerte, a uno o 2 en mi ventana silbando desentendidos. Los acercamiento prácticamente toda vez que me acerco a las mesas de la cafetería de la facultad, ahí están, comiendo apaciblemente cualquier mordisco que hallen. La tranquilidad con la que realizan su labor sin interrupción puede ser aun cómica.

La ansiedad es meditar bastante más adelante

De esta manera es, el versículo 34 del artículo base lanza luz sobre este punto. Jesús no ha podido ser mucho más claro en el momento en que nos ha dicho en su palabra que no debemos estar preocupados con lo que aún no hemos vivido, ya que cada día trae su afán.

Este punto reúne a los tres precedentes, por el hecho de que toda vez que vacilamos de Dios, ofrecemos independencia a nuestras maneras de vivir y dejamos que la duda y la incredulidad dominen nuestro ser.

Ejemplos de empleo del término ânsia

Es una palabra poco usada en el charla diaria, pero bastante que se encuentra en el lenguaje escrito. En el primer ejemplo, quizás sea más frecuente el substantivo intención («No deseé incordiarte»), si bien puede ser aún mucho más habitual decir «No deseé incordiarte».

El segundo, por su parte, puede ser parte de un informe policial o de un producto periodístico, para lo que se estima la utilización de un vocabulario mucho más formal; si en cambio fuera una parte de una charla, podrían decir «el asesino deseaba venganza». Observamos que en los dos casos el término afán detalla una misión que el sujeto desea lograr; además, la persona que trabajó duro trabajó duro por el hecho de que de todo corazón deseaba obtener una vivienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *