Saltar al contenido
Inicio » Qué siente un padre cuando su hija se casa

Qué siente un padre cuando su hija se casa

Las más habituales son: Felicidad, en el momento en que ves que tu hija es feliz con el hombre que escogió, entonces él asimismo es feliz. Tristeza al caer en la cuenta que la hija se marcha de casa y indudablemente la extrañará. Preocupación, preguntándose si va a ser el hombre conveniente, si verdaderamente la va a hacer enormemente feliz.

Ocasionalmente les recuerdo a mis hijos: “Eres una adición bienvenida a esta casa, pero no eres el centro de ella. Tu mamá y yo los amamos y contamos enormes proyectos para en el momento en que se hayan ido». Mi hijo me pregunta: “¿Qué harán mamá y tú en el momento en que nos hayamos ido, papá?”. “¡Vamos a Disney World!” Este es el pequeño y feliz trueque de nuestra familia, en tanto que mi mujer, Amy, y yo reconocemos que nuestros 4 hijos cualquier día van a dejar las comodidades por un hogar propio. Y créeme, nuestros hijos saben de qué forma mueves nuestros corazones mucho más sensibles. Nuestra hija ha dicho: «¡No me marcho!» Dije: «Oh, sí, lo vas a hacer». Ella preguntó: «¿Cuándo?» vas a ir a la facultad en el momento en que poseas 18 años». Ella respondió inmediatamente: «No iré a la facultad». «Oh, sí, lo vas a hacer», dije por segunda vez. ”, demandó. Esa podría ser una alternativa, pero salir de casa no es así. Según Génesis 2:24, el vínculo entre marido y mujer ha de ser mucho más fuerte que el vínculo entre padre y también hijo: “Por consiguiente, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los 2 van a ser solo una carne”. No afirma que un «niño» o un «joven» deje a la madre y al padre. Supone un «adulto». El trabajo de los progenitores es cerciorarse de que sus hijos se vayan de casa como mayores, no viajar mucho más lejos para transformarse en uno. Amy y yo deseamos que nuestros hijos salgan de casa dispuestos para las responsabilidades del trabajo, el matrimonio y la familia.Dejar la vivienda y casarse suceden al tiempo para varias personas. Podría ser exactamente el mismo día. Se levanta una mañana en la casa de sus progenitores, va a la iglesia, se casa y se marcha de luna de miel. Deja a su padre y a su madre y también en el instante forma su novedosa familia. Para otros, hay una brecha entre irse y irse. Habitualmente actualmente, la diferencia es de diez años o mucho más. Te marchas de casa, acabas la escuela, logras un trabajo, te mudas a tu casa, ahorras algo de dinero y te estableces en tu vida de soltero. Cualquier persona que sea la brecha entre irse y separarse, un matrimonio próspero solo marcha en el momento en que el marido y la mujer se marchan del hogar de incontables formas. Los dos mayores han de estar dispuestos para dejar la vivienda física, relacional, sensible, financiera, espiritual y, en ocasiones, geográficamente.Dejar la vivienda físicamenteDos o mucho más familias que viven bajo exactamente el mismo techo tienen sus retos. Lo destacado es empezar y sostener una vida de casado con su dirección física. Tu casa es una expresión tangible de partida y despedida. Varios hijos mayores vuelven a vivir con sus progenitores para trabajar en una compañía, cuidar de sus progenitores jubilados o cuidarse a sí mismos a lo largo de una crisis de salud. Pero regresar a casa marcha mejor en el momento en que se ve como un cambio de estación, no como uno persistente.

Dejar la vivienda en pareja El matrimonio necesita novedosas preferencias. Tu persona preferida en la vida ahora mismo es tu cónyuge. Mamá por el momento no es su mujer número 1 y papá por el momento no es su hombre número 1. ¡La cocina de su mujer en este momento es su comida preferida! El trabajo de su marido ha de ser reverenciado Escapar del hogar emotivamente Las buenas novedades en el trabajo se distribuyen primero con su cónyuge, no con sus progenitores. Si precisa procesar una resolución, hable con su cónyuge antes de llamar a uno de sus progenitores. Si llama a uno de sus progenitores, no permita que sientan que su opinión sobrepasa a la de su cónyuge. Los recién en matrimonio ​​no deben llamar o mandar sms a casa todos y cada uno de los días para charlar sobre los hechos de su historia. Tal como precisas espacio físico y relacional, asimismo precisas distancia sensible.

Interroga al niño en el momento en que llega de la vivienda del otro

Somos humanos y nos confundimos. Deseamos entender qué logró, a dónde fue, con quién estuvo, o aun si la tía abuela todavía está enojada con la sobrina, deseamos comprender qué estuvo pasando en esa familia desde el momento en que me fui. Deseamos entender si se divierte mucho más con el otro papá que conmigo. Deseamos comprender adónde fue a fin de que yo asimismo logre ir. Deseamos comprender si se lo pasó bien, si se lo pasó mejor que yo… Y de esta manera sometemos a nuestros hijos a un interrogatorio mucho más propio de la CIA que el de un padre.

Es esencial estudiar a administrar nuestras conmuevas, que nos hacen sentir separados y buscar el acompañamiento de otros mayores o quizás de un profesional. Debemos eludir bajar todo lo mencionado sobre nuestros hijos.

Mi hija se casa, ¿cuál es el sendero a continuar?

Desde este momento, el sendero a continuar es esencialmente ese campo de valores que hemos cultivado en nuestra hija desde su mucho más tierna niñez. Es en este momento que ella entenderá este sendero que andas recorriendo con sus avatares, sí, pero siempre y en todo momento con infinito cariño y entendimiento.

Un próximo matrimonio es una ocasión para estudiar (o regresar a estudiar sobre el cariño incondicional y el valor de las expresiones francas). En estas situaciones, todos aprenden y eso es fundamento de celebración pues deja que distintas partes compartan sus puntos de vista, con optimismo y sabiduría. Más que nada, lo que los progenitores tienen que trasmitir a sus hijos es seguridad y seguridad en sí mismos a fin de que logren comenzar con buen pie esta novedosa etapa de sus vidas.

Un sueño hecho situación

Jim Zets decidió ordenar una boda con su hija de diez años para cumplir el sueño de la pequeña de ingresar en los brazos de su padre el día de su boda.

Según lo publicado por los medios, esta historia empieza años atrás, en el momento en que Jim conoció a Grace, su mujer, en la Facultad de California.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *