Saltar al contenido
Inicio » Qué se hace en la magia

Qué se hace en la magia

MAGIA: Arte a través del que se quiere hacer la ilusión de hacer viable lo irrealizable, usando trucos misterios. SUPERCHERIA: Acción de explotar la superstición simulando poderes mágicos. – Comprendemos la magia como ilusionismo, en contraste a la magia que genera efectos sobrenaturales por medio de poderes ocultos.

Recientemente oímos bastante sobre la magia y sus provecho. Poco a poco más personas apelan a brujas, adivinos y chamanes, pensando que les asistirán a prosperar sus condiciones de vida. La multitud común considera que las «bendiciones» que se consiguen mediante la magia se consiguen por medio de rituales blancos que no dañan a absolutamente nadie. ¿Pero es esto cierto? ¿Existe alguna diferencia entre la magia negra y la magia blanca?

Antes de empezar a determinar las diferencias entre la magia negra y la blanca, definamos qué es la magia. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua De españa, se comprende por magia: «El arte o la ciencia esconde con que se quiere generar, (usando ciertos actos o expresiones, o con la intervención de seres imaginables) desenlaces contrarios a las de las leyes naturales

El apogeo del racionalismo

La magia se puede comprender de muchas formas La religión y varios cultos o rituales paganos tienen un ingrediente mágico o sobrehumano Opinar que alguien puede regresar del fallecido es un acto de fe que, para un descreído, piensa algo mágico (fuera de las leyes naturales) y por ende irrealizable

Los hechiceros, hechiceras y hechiceras son los que manejan la magia, unos dicen tener poderes sobrenaturales y otros aseguran estar presentes como automóviles de Dios. El ocultismo, el esoterismo y la superstición asimismo están unidos al pensamiento mágico.

Mi enorme espectáculo de magia. Trucos espectaculares pasito a pasito

Tiene todo lo que es necesario para ti sario para pequeños desde 7 años para montar su espectáculo de magia con ilusiones y trucos de desaparición con cartas, monedas o cuerdas explicado punto por punto. En verdad, tiene amenas ventanas emergentes y solapas segregas que revelan normas para los trucos de magos mucho más esenciales que solo los mucho más pequeños van a poder ver. Asimismo da una guía para crear una varita mágica mucho más original.

  • Creador: Vv. Aah.
  • Editor: DK

Géneros de magia

Comúnmente se distinguen distintas tradiciones de supuesta magia, según su naturaleza y las consideraciones morales o morales de sus acciones . De esta forma, por poner un ejemplo, se habitúa charlar de magia «blanca» en el momento en que sus objetivos son bien premeditados, y de magia «negra» en la situacion totalmente contrario. Además, se tienen la posibilidad de distinguir las próximas “formas” mágicas:

  • Adivinación. Como su nombre señala, es magia usada para adivinar el futuro o ver lo que comunmente no se observa. Su símbolo clásico es la bola de cristal: un aparato en el que en teoría se podían ver imágenes del futuro, o de lo que pasaba en otra lugar de este mundo. Asimismo es común la utilización de cartas (como el tarot), la lectura de la palma de la mano y otros teóricos métodos que interpretan pistas del futuro hacia el presente.
  • Nigromancia. Hablamos de magia que trata con los fallecidos y el inframundo, así sea reviviendo personas, invocando espíritus o haciendo ritos que necesitan unas partes de cadáveres. Se asocia con los fallecidos vivientes, la pestilencia, la hechicería y las artes del demonio.
  • Piromancia. Este es el nombre que se le da a la magia del fuego: aquella que en teoría es dominada por quienes establecen un pacto con este elemento, para dominarlo al manejo de su intención. Los piromantes no solo podían -en teoría- dirigir el fuego, sino más bien asimismo generarlo espontáneamente.
  • Magia sexual. Fundamentada en la cuenta del sexo como una práctica sagrada y vigorosa, esta tradición asigna habilidades mágicas a los fluidos anatómicos, algunas posiciones o prácticas eróticas y intenta ocasionar el cariño y la pasión a intención entre los humanos.
  • La invocación. En este género de prácticas mágicas se usan rituales para convocar o atraer al chato real entidades demoníacas, sobrenaturales o místicas, que de otra forma no podrían entorpecer con la verdad. En lugar de eso, o exactamente como condición a fin de que volviesen a su plan frecuente, los invocadores solicitaban favores o demandaban la utilización de sus poderes. Una versión vieja y oriental representa al genio atrapado en una lámpara mágica, que concederá tres deseos a quien la libere.
  • Taumaturgia. Entendida como la magia que convierte o crea la materia, puede comprenderse como predecesora de la alquimia. Los lanzadores de hechizos tienen la posibilidad de editar materiales en otros a intención, o hacerlos manifestarse de la nada, y asimismo tienen la posibilidad de dar algunos obsequios a elementos concretos, como reliquias. Este es la situacion del supuesto santurrón cáliz, que purificaba instantaneamente todo cuanto en él se vertía.
  • El mal de ojo. Una de las maneras de magia mucho más populares y recurrentes, consistente en la oportunidad de hechizar a otros o herirlos con solo una observación, en especial en el momento en que es fruto de la envidia. Para esto, es frecuente (aún hoy día) la utilización de amuletos protectores, como el azabache o la semilla de peonía, más que nada en los recién nacidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *