Saltar al contenido
Inicio » Qué relación existe entre la magia y la religión

Qué relación existe entre la magia y la religión

Este es la situacion de Durkheim (2008 [1912]), quien enseña que la magia, como la religión, tiene sus ritos y dogmas, solo que son mucho más fáciles, ya que persigue objetivos profesionales y utilitarios y se hace cargo de profanar las cosas sagradas .

Acostumbramos a charlar, con excesiva alegría, de los mitos, la magia que nos puede envolver y las religiones que conforman parte importante de las intranquilidades y acciones, ciertas horribles, de los individuos. Y no son lo mismo. Un estimado antropólogo, aparte de su crónica, distinguiría las reglas que determinan todas estas tres expresiones. Por mi parte, me referiré al empleo de hoy del mito, asimismo afirmaré algo sobre la magia, y de qué forma un pensamiento secular habría de ser mucho más precavido con estas expresiones. Y de qué manera se infiltran en el lenguaje ingresando recursos dañados en el pensamiento secular. El mito tiende a ser tomado como un cuento, una historia de historia legendaria, una historia falsa. No sería completamente cierto. Como afirma un considerable antropólogo, el mito es una verdad exagerada. De ser de esta forma, hay en él un núcleo enserio al que se aúnan deseos y también intereses que van a depender de la civilización donde se inserten estos mitos. Un pensador no menos esencial escribió que en nuestra lengua vive una mitología.

Si nos remontamos a nuestros días y en una visión secular, debemos admitir que nos encontramos rodeados de mitos por todas partes, que nos atacan sin tregua, que son empleados a su antojo por el Poder. En este sentido, resalta el mito del dinero. No el fácil dinero, que es un trueque simbólico que ideamos los humanos para relacionarnos con lo que nos puede ser útil, sino más bien como un Dios que todo lo bendice. La gloria es para el dinero. Y el dinero el día de hoy, en un capitalismo financiero que domina o diluye todo, es un mito tóxico, alienante, contrario a una vida libre y armoniosa. Dios ha entrado nuevamente. Pero hay otros mitos que circulan prácticamente sin que nos demos cuenta. Otro mito muy aparente, pese a su aptitud de encubrir, es el de las iglesias. Por el hecho de que no hay solo una iglesia en España. Los católicos conviven con cristianos no romanos, singularmente evangelistas y musulmanes, entre otros muchos. Y todos ellos monoteístas o fieles en un solo Dios, que los distancia de los cuerpos humanos y exalta un Poder absoluto. Su alimento, o si se elige, su pequeña verdad, se apoya en la necesidad que disponemos los humanos de sobrepasar el padecimiento y en el deseo de una vida posterior que ahogue las desgracias de las miserias de la tierra. Pero por encima de todas las cosas esto hay mitos enormes y pequeños, que van desde enormes atributos divinos en los que la multitud debe opinar hasta ritos, liturgias, procesiones y una gama de artefactos que caen sobre la gente como maná del cielo. El mito, de una u otra forma, sigue, se impone y se enajena. Y su forma, alén del respetable cuento o la historia de historia legendaria, anida entre nosotros con apariencia de religión. De ahí, digámoslo nuevamente, el deber de desmitificar si partimos de un pensamiento laico.

Dioses de la religión egipcia

La fusión del dios Amón con el dios Ra formó entre las deidades mucho más capaces.

La religión egipcia creía en múltiples dioses, entre los primordiales están:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *