Saltar al contenido
Inicio » Qué pasó con el cuarto rey mago

Qué pasó con el cuarto rey mago

El cuarto Sabio no se dio por vencido pues soñaba con poder dar sus dones al hijo de Dios, con lo que empezó a continuar el indicio de la familia, no obstante, en el sendero se halló con un soldado que se encontraba a puntito de matar a un niño por orden de Herodes y para detenerlo.

Hits: 245

En el mes de enero, varios pequeños en ciertos pueblos y zonas de todo el mundo aguardan deseoso la llegada de los sabios Melchor, Gaspar y Baltasar con su cargamento de ilusiones y juguetes.

Artabán, el cuarto sabio

Los hechos del relato escrito por Henry van Dyke transcurren entre los años 0 y 33, esto es, desde el nacimiento y muerte de Jesús. Su personaje Artabán es descrito como el muy sabio y estudioso rey de las estrellas. Fue por su pasión por la astronomía que se enteró del nacimiento del Niño Dios.

Artabán se dirigió a un punto de acercamiento acordado con los otros Reyes Magos para llevar a cabo juntos el viaje a Belén. La intención de los Magos era admitir a Jesús como Rey de Reyes y ofrecerle una ofrenda.

El aguardado 6 de enero de todos los años

La tradición en México es redactar nuestra carta a los sabios con los juguetes o regalos que nos agradaría recibir, siempre y en todo momento en dependencia de de qué manera nos hayamos portado en el año.

Unos pequeños mandan su carta al cielo en globo el 5 de enero, otros la dejan en su zapato al lado del árbol de Navidad.

Los regalos de los Reyes Magos de Oriente

Los 4 Reyes Magos se pusieron en sendero montados en un dromedario. Todos trajeron un presente: Melchor trajo oro, Gaspar, incienso y Baltasar, mirra. Artabán no llevó uno… ¡sino más bien tres regalos! Se encontraba tan feliz con el acontecimiento que procuró los más destacados regalos para el niño Dios.

Artabán mandó a buscar el diamante mucho más grande, el jaspe mucho más fino de Chipre y el rubí mucho más increíble. Todo le parecía poco al niño Jesús. Feliz de recibir estos fabulosos regalos, los puso en una bolsa de manera delicada clausurada con una cinta de seda y salió.

Un eclipse cubrió la nova

Artabán preparó su caballo y escogió de forma delicada las ofrendas destinadas al Mesías; un diamante, un jaspe y un rubí, y salió. Pero en el sendero, sucedieron varias cosas que lo retrasaron, perdiendo el contacto con los otros magos. Otras ediciones aseguran que se perdió gracias a un eclipse que le impidió ver la enorme estrella navideña que lo asistiría a llegar al pesebre donde se encontraba el recién nacido.

El astrónomo Mark Kidger, de la Agencia Espacial Europea (ESA), garantiza en la gaceta ‘Astronomy’ que probablemente halla una cuarta parte rey mago, que se perdió en el sendero y no ha podido llegar a Belén por un fenómeno eso lo hubiese engañado. Según este especialista, esa estrella que prosiguieron todos y cada uno de los Reyes ha podido ser una exclusiva, situación que ha podido haber llevado a este cuarto integrante a perderse y no conseguir el sendero hasta el momento en que ahora era bastante tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *