Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© pasa cuando lloras y tiemblas

Qué pasa cuando lloras y tiemblas

Lo que semeja estar teniendo es un ataque de ansiedad. Las contracturas musculares en la cara son recurrentes en esta clase de inconvenientes. Aquí se aconseja asistir a un experto en salud psicológica (un psiquiatra) para recibir el régimen conveniente.

‚ÄúEmpez√≥ hace diez a√Īos. Se encontraba sentado en el transcurso de un seminario en un hotel y este sentimiento brot√≥ de la nada. Sent√≠ que me mor√≠a. Para m√≠, un acceso de p√°nico es pr√°cticamente una experiencia beligerante. Siento que me estoy volviendo ido. Me hace sentir que estoy perdiendo el control de una forma extrema. Mi coraz√≥n late de forma fuerte, todo semeja irreal y hay una fuerte sensaci√≥n de muerte inminente. Entre un ataque y otro hay este miedo y ansiedad de que volver√°n. Intentar hu√≠r de esos sentimientos de pavor puede ser cansador‚ÄĚ.

Los síntomas más frecuentes de un acceso de pánico son: Sudoración, palpitaciones, mal en el pecho, mareos o aturdimiento Náuseas o inconvenientes estomacales, sofocos o escalofríos, contrariedad para respirar o sensación de ahogo, hormigueo o entumecimiento temblores o temblores, sentirse irreal, aterrorizado, sentirse fuera de control o volverse desquiciado, temor a fallecer.

¬ŅDe qu√© manera contribuir a un individuo en el transcurso de un acceso de p√°nico?

Para respaldar a un individuo que experimenta un acceso de p√°nico o un ataque de ansiedad, puede realizar lo siguiente:

  • Qu√©dese con la persona y sostenga la tranquilidad: Es esencial no ingresar en pavor y entender que existen muchas formas de asistir a quien padece el ataque. Esto asimismo supone charlar de forma f√°cil y en frases cortas a fin de que sea mucho m√°s simple de comprender para la persona. Adem√°s de esto, para contribuir a impedir una mayor agitaci√≥n, es esencial no realizar movimientos bruscos y accionar de forma sosegada y predecible.
  • Preguntar a la persona qu√© precisa ahora mismo: No todas y cada una la gente experimentan la ansiedad o los asaltos del mismo modo. No acepte que solo hay una manera de asistirlo, pero preg√ļntele a la persona directamente y clara de qu√© forma precisa asistencia: ¬ę¬ŅDe qu√© forma puedo asistirlo?¬Ľ. ¬ę¬ŅQu√© precisas?¬Ľ. Si sabes que la persona padece estos asaltos, asimismo puedes hacerle una pregunta en sus instantes de tranquilidad.
  • Haz ejercicios para achicar la ansiedad:
    • Para contribuir a la persona a calmarse, puedes lograr que se concentre en la respiraci√≥n. Esto quiere decir que tienen la posibilidad de inhalar y exhalar juntos con tranquilidad y hondura. Puedes decir: ¬ęRespiremos juntos mientras que contamos hasta diez¬Ľ, y esto se puede reiterar m√ļltiples ocasiones.
    • Asimismo tienen la posibilidad de efectuar tareas repetitivas que centren la atenci√≥n en algo distinto al ataque y que activen el cuerpo, calmando a la persona: ‚ÄúLevantemos juntos los brazos sobre la cabeza‚ÄĚ, contando hasta diez.
  • Respaldar a la persona a fin de que busque asistencia t√©cnica: En el momento en que pase la crisis, puedes charlar con la persona sobre la oportunidad de localizar asistencia t√©cnica para lograr enfrentar el inconveniente de una manera mucho m√°s sistem√°tica. forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *