Saltar al contenido
Inicio » Qué país es de los gitanos

Qué país es de los gitanos

¿Según los reportes del Banco Mundial? Hay una población de 7 a 9 millones de romaníes en Europa, de los que cerca de 2 millones viven en Rumania, si bien el porcentaje mucho más prominente de romaníes está en Macedonia del Norte, donde representan el 11% de la población.

Escucha el podcast «La antropología en tiempos de coronavirus» que en su última edición muestra el volumen II del tema «Qué contribuye la antropología para entender la pandemia» con medites del Dr. Converses-Édouard de Suremain y Dr. Miguel Olmos. El emprendimiento “La antropología en tiempos del coronavirus” comandado por el Dr. Neyra Alvarado Solís agradece el acompañamiento a este emprendimiento audiovisual y expresa su estable intención de seguir con la generación de espacios y redes de investigación en torno al patrimonio, la niñez y la niñez. Prosigue los links de ingreso: Youtube: https://youtu.be/ta1K3crPRik Mixcloud: https://www.mixcloud.com/Dra_Neyra_Patricia_Alvarado/lo-que-la-antropolog%C3%ADa-contribuye-a-la-comprensi% C3%B3n-de-la-pandemia-vol-ii/  

Los gitanos en la España de hoy

En España, hasta 1978, había productos en el reglamento de la Guarda Civil que afirmaban, por poner un ejemplo: “Los gitanos van a ser observados escrupulosamente, cuidando de admitir todos y cada uno de los documentos que tengan, contrastar sus signos particulares, ver su indumentaria, saber su forma de vida”.

Resulta obvio que la discriminación y criminalización de los gitanos no es algo concreto de España, una manera propia de desacreditarlos para legitimar su marginación.

Mitos bíblicos

Pero charlemos un tanto mucho más de los mitos sobre su origen. Un mito atrayente es su origen bíblico. En verdad, varios eruditos han recurrido a la Biblia para intentar localizar información sobre los gitanos. Ciertos de estos eruditos vieron en los gitanos la descendencia maldita de Caín. Parecía lógico que un pueblo nómada y pobre fuera el resultado de una maldición bíblica.

No obstante, esta suposición era bastante vaga. De esta manera nació otra historia de historia legendaria. Los gitanos no eran hijos de Caín. Los gitanos eran descendientes de los obreros que forjaron los clavos de la cruz de Jesucristo. Estos herreros tenían un sentimiento de culpa por haber hecho tal trabajo. De este modo, sus descendientes padecieron la culpa y la maldición de la obra de sus ancestros.

Sarkozy frente al Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Juan de Dios Ramírez, presidente de la Unión Gitana De españa y primer diputado gitano al Parlamento Europeo (nacido exactamente en Andalucía), al períodico El País que «Andalucía es el modelo. Desde un criterio cultural, no desde un criterio de justicia popular. Podría constituir un modelo de convivencia popular para los gitanos de todo el planeta. Al referirse a esta red social, es bien difícil decir si se agitan los andaluces o los gitanos andaluces».

Pero España puede dar considerablemente más ideas. En un campo tan esencial como la educación, por servirnos de un ejemplo, los centros de educación particular (o “complementarios” como acostumbraban a nombrarse) están dejados desde los años 80. Desde ese momento, todos y cada uno de los pequeños gitanos van a la escuela con sus compañeros gitanos. Se prosigue registrando una tasa de absentismo próxima al 30% entre los gitanos, pero lo que cuenta es que el 94% de ellos completa la escolarización. Todo el planeta tiene ocasiones, al tiempo que en la República Checa, por poner un ejemplo, hasta recientemente los pequeños romaníes debían ayudar a academias destacables, prácticamente sin opciones de seguir sus estudios. Asimismo es verdad que España tampoco es un paraíso para los gitanos: sólo algunas de las prácticas gitanas están aprobadas por la población y todavía se tienen la posibilidad de ver casos de intolerancia. Pero pese a todo se tienen la posibilidad de ver los frutos del trabajo iniciado desde el intérvalo de tiempo de transición tras la desaparición de Franco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *