Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© nos dice la Biblia de la ansiedad

Qué nos dice la Biblia de la ansiedad

Es la fuerza que nos impulsa a encararnos apropiadamente a la gente o ocasiones que lo necesitan. Un caso de muestra de esta preocupación efectiva está en la actitud de Pablo hacia las iglesias en el versículo mencionado de 2 Corintios 11:28.

Durante los a√Īos que el Se√Īor me permiti√≥ caminar con otras hermanas en consejer√≠a, esta palabra se ha repetido inmensidad de ocasiones y no niego que yo asimismo luch√© con ella, de la misma mis hermanas en distintas situaciones de mi vida, ansiedad por cosas que a√ļn no han sucedido.

La ansiedad es un sentimiento de temor, pavor y también incomodidad. Puede hacerte sudar, sentirte alterado y tenso, y tener palpitaciones.

¬ŅQu√© afirma la Biblia particularmente sobre la ansiedad?

Si bien varias personas experimentaron ansiedad en la Biblia, los cristianos tienen que comprender lo que dicen las Escrituras sobre la ansiedad por norma general. Los cristianos tienen la posibilidad de refererir el vers√≠culo de Filipenses para asegurarse unos a otros sobre el control de Dios, pero ¬Ņqu√© mucho m√°s debe decir la Biblia?

Primero, uno puede echar una ojeada a varios de los ejemplos precedentes para poder ver de qué forma estas personas lidiaron con su ansiedad.

Meditar en otra cosa

Aparte de contarle a Dios nuestras pretensiones y angustias y ofrecer gracias, puede ser realmente √ļtil realizar un esfuerzo concertado para meditar en otra cosa aparte de lo que nos comunica. . Conque si te preocupan las intranquilidades sobre tu trabajo o tus relaciones, piensa en otra cosa. De nuevo, el ap√≥stol Pablo tiene un consejo para nosotros: ‚ÄúEn cuanto al resto, hermanos, todo cuanto es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo cuanto es de buena reputaci√≥n, si hay excelencia, si hay hay algo digno de alabanza, en estas cosas pensad‚ÄĚ (Filipenses 4:8). Este peque√Īo consejo viene inmediatamente despu√©s de los vers√≠culos precedentes sobre ofrecer todo a Dios en oraci√≥n y ofrecer gracias. Si te quedas despierto durante la noche pensando en esto o aquello, entonces dec√≠dete a meditar en otra cosa. Abre la Biblia o un libro verdaderamente bueno y lee por un rato. Redactar una carta a un amigo. Limpia tu casa. Organiza los utensilios en el caj√≥n de tu cocina. Piensa en los rechistes que has escuchado. Si hay algo positivo y apreciado en lo que consigas ocupar tu cabeza en vez de esos pensamientos alarmantes que te sostienen despierto, piensa en esas cosas.

En ocasiones hay otras cosas aparte de la ansiedad o la preocupaci√≥n que nos previenen reposar, pero si estas buscando una cabeza sosegada para reposar un tanto, prueba los consejos de Paul sobre la oraci√≥n, la felicidad y la reorientaci√≥n de tus pensamientos. . Posiblemente, en escaso tiempo, est√© gozando del sue√Īo que Dios le entrega a su individuo cercano.

ūüôŹ Aqu√≠ hay ocho cosas que Jes√ļs nos ha dicho sobre la ansiedad:

1) La vida es mucho m√°s que el alimento y el cuerpo mucho m√°s que la ropa (Mateo 6:25).

2) Dios nutre a las aves y t√ļ vales mucho m√°s que ellas (Mateo 6:26).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *