Saltar al contenido
Inicio » Qué idioma hablan los hechiceros

Qué idioma hablan los hechiceros

Idioma enoquiano Enoquiano Enoquiano Desarrollado por John Dee y su colega Edward Kelley el 8 de marzo de 1581. Hablantes cien,000 (en su mayor parte ocultos) Familia de lenguaje artificial

POR SERGI RIVERO-NAVARRO En el momento en que los españoles pisaron por vez primera el conjunto de naciones americano, estuvieron expuestos a sitios extraños, especies animales y vegetales incomprensibles y pueblos indígenas con usos y prácticas impresionantes. Para denominar o detallar todo lo más reciente que aparecía frente sus ojos, esos nautas recurrían, habitualmente, a la comparación con lo popular, al paso que, en otros, tomaban prestados los nombres atribuidos por los naturales del rincón. En otras oportunidades se identificaron especies ignotas desde seres imaginarios recogidos en la mitología tradicional o en la literatura fabulosa de la temporada. De este modo, por servirnos de un ejemplo, en su primer viaje, Cristóbal Colón (2002, p. 124) confundió lo que muy probablemente sería un conjunto de manatíes con sirenas. Por su lado, Fray Toribio de Benavente, Motolinía, comunica en su tratado Historia de los indios de la Novedosa España (ca. 1541) la presencia de grifos cerca de Tehuacán y su alarmante práctica de apresar a los pobladores locales con sus garras y comerlos ellos. Eso sí, el fraile confiesa que no los vió y afirma que absolutamente nadie los ve ya hace mucho más de ochenta años.

Estas identificaciones no son exclusivas de la flora y la fauna, en tanto que asimismo se vinculan nuevos sitios a los míticos, como en el momento en que nuestro Colón (2002, p. 184), en su tercer viaje al conjunto de naciones americano, asocia los manantiales del río Orinoco con el paraíso terrenal. Los nautas, navegadores y aventureros que entonces prosiguieron sus pasos van a estar completados para asociar las novedosas tierras con leyendas como El Dorado o las siete ciudades de Cíbola, entre muchas otras.

Expresiones inventadas por J.K. Rowling

J.K. Rowling inventó muchas expresiones durante la serie. Ahora, exponemos una lista de los que mucho más se muestran en nuestro Corpus.

  1. “Hogwarts”: El Instituto de Magia y Hechicería.
  2. “Voldemort”: el malo, cuyo nombre no debe pronunciarse.
  3. “Azkaban”: una prisión mágica de extrema seguridad.
  4. “Quidditch”: Juego que se juega sobre escobas voladoras.
  5. “Muggle”: Un humano no mágico.
  6. “Gryffindor”: La vivienda de Harry en “Hogwarts”.
  7. “Slytherin”: otra de las viviendas de “Hogwarts” (y antagonista de “Gryffindor”).
  8. “Callejón Diagon”: es una calle comercial en el planeta mágico.
  9. “Hogsmeade”: la localidad donde está “Hogwarts”.
  10. “Transportador”: es un propósito que se utiliza para teletransportar personas.
  11. “Horrocrux”: es un elemento que almacena una parte del alma de un individuo.
  12. “Butterbeer”: cerveza de mantequilla. La bebida preferida de los magos.
  13. “Hufflepuff”: es otra de las viviendas de “Hogwarts”.
  14. “Patronus”: es un hechizo.
  15. “Whomping Willow”: es un árbol mágico.
  16. “Geses”: pertence a las pelotas que se usan en “Quidditch”.
  17. “Sombrero Seleccionador”: es el sombrero seleccionador, que escoge a qué casa va cada estudiante de “Hogwarts”.
  18. “Floo Powder”: es un polvo que se emplea para viajar.
  19. “Parseltongue”: Parseltongue, el idioma de las víboras.
  20. “Expelliarmus”: es un hechizo de defensa.

¿Qué idioma charla Bonnie en The Vampire Diaries?

Entre las primeras formas populares de lo que podría considerarse magia fue la alquimia, una mezcla de química y filosofía especulativa, donde un alquimista procuraba editar metales básicos en plata u oro en pos de la inmortalidad. Fue tratado como ciencia dura en ese instante, pero ciertas secciones finalmente cruzaron la línea hacia territorio mágico. La alquimia se remonta a la vieja China y también India, pero consiguió su nombre en la Europa del siglo XII, donde se charlaba latín, con lo que los contenidos escritos relacionados con ella se escribieron en ese idioma.

En el siglo XIV, brotó un campo mucho más obscuro de estudio mágico llamado nigromancia, que implicaba conjurar a los fallecidos. Una gran parte de la escritura sobre nigromancia se encontraba en latín, con lo que la gente que deseaban practicarla precisaban poder leer el idioma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *