Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© es ser magia

Qué es ser magia

Tener magia es, frente todo, tener la felicidad de realizar sentir bien a el resto mediante los actos mucho más fáciles y humildes. Los ojos mágicos de estos individuos comprenden qué es la empatía y de qué manera se edifica la reciprocidad.

El pasado día leí el titular de una historia de Instagram de Eva Collado: Si tienes magia, no precisas trucos. Estoy persuadida de que hay personas que tienen magia, que tienen un don particular y que NO precisan trucos para seducir, encantar, animar, motivar o hacerles opinar que el planeta puede ser diferente. Es esencial que aprendamos a imitarlos.

La gente que tienen magia son las que nos abrazan y nos resetean, nos asisten a cantar y sentir, a volar y relucir ahora cargar y bajar la mochila. Y mucho más, indudablemente. La gente con magia son genuinas y no procuran caer bien. Son personas de corazón humilde. Se muestran como personas empáticas y tratan de contagiar su entusiasmo a todos y cada uno de los que les cubren.

Historia de la magia

El trabajo de ilusionista brotó a través de la ciencia.

La palabra ‚Äúmagia‚ÄĚ procede del lat√≠n magic, heredado por su parte del heleno mageia, t√©rmino con el que los viejos helenos se refer√≠an a las caracter√≠sticas atribuidas a los curas en el zoroastrismo persa. Esto quiere decir que el origen de esta palabra precisamente se remonta al farsi (magush).

La magia como algo sobrehumano

La magia se puede comprender de distintas formas. La religión y varios cultos o rituales paganos tienen un ingrediente mágico o sobrehumano. Opinar que alguien puede resucitar de entre los fallecidos es un acto de fe que, para un descreído, piensa algo mágico (fuera de las leyes naturales) y por consiguiente irrealizable.

Los hechiceros, hechiceras y hechiceras son los que manejan la magia. Ciertos aseguran tener poderes sobrenaturales y otros se muestran como automóviles de Dios. El ocultismo, el esoterismo y la superstición asimismo están unidos al pensamiento mágico.

Ser natural, ni imperfecto ni especial

El pasado día leía un articulo de Michelle Jenner en las comunidades sobre la presunta perfección que inconscientemente se nos pide y que, frecuentemente, asimismo nos demandamos a nosotros. Nos afeitamos, cuidamos la ropa por varias horas, nos maquillamos y nos observamos cien ocasiones al espéculo: como intentando de conocer lo que en el fondo no somos.

‚ÄúLa sinceridad y la integridad son completamente fundamentales para el √©xito. La buena nueva es que alguno puede desarrollar la sinceridad y la integridad.‚ÄĚ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *