Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© es la ansiedad en el mundo espiritual

Qué es la ansiedad en el mundo espiritual

La ilusión del sinsentido Del mismo modo, opinar que tu vida o la vida por norma general carece de sentido puede ocasionarte angustia y desesperanza, y por ende, ansiedad. Es opinar que las cosas suceden por al azar y que su vida bien podría ser omitida por la raza humana.

¬ŅSoy responsable de de qu√© forma soy? ¬ŅSe puede salir de la depresi√≥n? ¬ŅDe qu√© manera sobrepasar la ansiedad? ¬ŅHay maneras de sobrepasar la adicci√≥n a las drogas o a Internet? ¬ŅQu√© puede llevar a cabo la familia de un individuo con un trastorno mental? ¬ŅCu√°ndo precisas un m√©dico, un sic√≥logo o un sacerdote? ¬ŅEs el sexo un proyecto anticuado, un juego o un tab√ļ? Estas son ciertas cuestiones que Wenceslao Vial ‚Äďm√©dico, sacerdote y instructor de psicolog√≠a y vida espiritual en la Facultad de la Santa Cruz de Roma‚Äď responde en su libro ¬ęPsicolog√≠a y vida cristiana. Precauci√≥n de la salud psicol√≥gica y espiritual. ZENIT lo entrevist√≥ para reforzar en ciertos puntos de este tema.

¬ŅDe qu√© forma se relacionan la salud, la patolog√≠a y la vida espiritual? ‚ÄďInstructor Vial: La salud y la vida espiritual est√°n √≠ntimamente similares, gracias a la incre√≠ble unidad de los humanos, en sus dimensiones f√≠sica, mental y espiritual. La patolog√≠a psicof√≠sica perjudica la esfera espiritual, si bien no siempre, en tanto que bastante gente con la salud estropeada medran en su relaci√≥n con el resto y con Dios, repletas de paz. Para comprender esto, es √ļtil la comparaci√≥n de Santurr√≥n Tom√°s, donde el esp√≠ritu ser√≠a como un m√ļsico y el cuerpo su instrumento. El m√ļsico, el esp√≠ritu humano, si bien no est√© enfermo, puede ser in√ļtil de interpretar la armon√≠a si el instrumento desafina o se rompe. Muy de forma frecuente, no obstante, el esp√≠ritu sobrepasa las restricciones del instrumento y toca magn√≠ficamente. En las situaciones graves, en los que este esp√≠ritu no llega a manifestarse, como en varias demencias y nosolog√≠as con deterioro esencial de el intelecto y de la intenci√≥n, una vida espiritual antes rica puede proseguir dando frutos, si bien no sea aparente exteriormente. No solo el enfermo se aproxima y medra a Dios, sino m√°s bien asimismo los que lo cuidan y lo cuidan con cari√Īo. Asimismo hay una patolog√≠a que perjudica al esp√≠ritu: dejar la b√ļsqueda del sentido de la presencia o negarlo a priori; Deja de preguntarte por qu√© raz√≥n existimos en un cosmos ordenado, excluye arbitrariamente a Dios y piensa que eres autosuficiente. Estas son las ra√≠ces del pecado, la incoherencia escencial que perjudica el confort general. Qu√© bueno es proteger el cuerpo y el alma, para ser √ļtil mejor a Dios y a el resto.

Hay algo tan poderoso en la respiración

Dios no es indiferente a lidiar con la obscuridad y el caos. Al comienzo, en G√©nesis 1, leemos que la tierra se encontraba vac√≠a y obscura, era ‚Äúuna sopa de nada‚ÄĚ (MSG). Hab√≠a ‚Äúcaos y desperdicio‚ÄĚ (TLV). Dios no evit√≥ este caos ni dio la espalda a las tinieblas, sino decidi√≥ hundirse completamente en ellas. Escogi√≥ vivir en la mitad del caos, el caos y el desperdicio, y con todo eso cre√≥ algo positivo, algo realmente bueno.

Leemos en G√©nesis 1 que el Esp√≠ritu, en hebreo ‚ÄúRuach‚ÄĚ, que en nuestro idioma ser√≠a el soplo de Dios, se movi√≥ sobre este caos y obscuridad y cre√≥ un orden, y no solo un orden, sino m√°s bien un √≥ptimo orden. .

Síntomas físicos:

  • Tipo cardiovascular: Incremento del ritmo cardiaco o palpitaciones fuertes.
  • Incremento de la sudoraci√≥n corporal o presencia de cap√≠tulos de escalofr√≠os (cambios en la temperatura corporal).
  • De tipo respiratorio, como sensaci√≥n de ahogo o contrariedad para respirar. Y opresi√≥n o malestar en el pecho o regi√≥n pectoral.
  • De tipo gastrointestinal, como n√°useas o afecciones en la regi√≥n abdominal.
  • Puede perjudicar al lote sexual de la pareja oa las pretensiones de nuestra persona y su contestaci√≥n sexual (eyaculaci√≥n precoz, impotencia o falta de deseo sexual).
  • De car√°cter neuromuscular, como la tensi√≥n muscular y la aparici√≥n de dolores anat√≥micos (contracturas). Es com√ļn sufrir bruxismo, mal mandibular, cefalea, nuca y rigidez, aparte de la existencia de temblores o espasmos en ciertas extremidades. Asimismo es viable el avance de parestesias (entumecimiento, hormigueo en algunas extremidades o falta de irrigaci√≥n)
  • Incremento de la sensaci√≥n de inestabilidad, mareos o entumecimiento. Perjudica la aptitud de meditar, concentrarse y la memoria.
  • Cap√≠tulos de desrealizaci√≥n (sensaci√≥n de irrealidad) o despersonalizaci√≥n (sentirse fuera de s√≠).
  • Puede perjudicar la aptitud para efectuar cualquier actividad que requiera cuidado de la atenci√≥n, reduciendo la eficacia y, por su parte, generando un sentimiento de frustraci√≥n.
  • Aparici√≥n desmandada de determinados temores y pensamientos negativos. Por poner un ejemplo, un temor desproporcionado a fallecer o perder el control de ocasiones en las que se adelanta riesgo o amenaza.
  • Sentimientos polarizados y cambios bruscos de humor. Cap√≠tulos de labilidad sensible y inclinaci√≥n al llanto. O tristeza y cap√≠tulos de risa inquieta.
  • Estado an√≠mico perjudicado o apat√≠a. Y cap√≠tulos de irritabilidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *