Saltar al contenido
Inicio » Qué es honrar a su esposa

Qué es honrar a su esposa

Las virtudes del honor femenino, esto es, de la «mujer sincera», eran la sumisión a los hombres, en especial a su marido ahora los hombres de su familia, y la contención de los impulsos sexuales. Con independencia del estado civil y la clase popular, se demandaba a las mujeres lealtad y sumisión a la pareja.

Piensa en lo solo que estarías sin ella. Adán se encontraba solo y eso no era bueno para él, entonces Dios le dio una mujer. Tienes un compañero de siempre, ¡qué bendición! Agradezca a Dios y ore por ella todos y cada uno de los días. Los esposos tienen la compromiso de querer y honrar a sus esposas. ¿Te agradaría ser un marido que quiere a su mujer como Cristo amó a la Iglesia?, entonces prosigue estos consejos: 1. “Quiere a tu mujer como Cristo amó a la Iglesia”. (Efesios 5:25) El cariño de Cristo por la Iglesia no posee límites, nada lo detiene; Dio su historia por la Iglesia. Bajo la autoridad de Dios, quiere a tu mujer tal y como si estuvieses entregando tu vida a Dios. 2. “Quiere a tu mujer como amas a tu vida”. (Efesios 5:28-33). Ocúpese de las pretensiones y el confort de su mujer. Siente su mal y su patología y regocíjate en su salud tal y como si fuera tu vida. Tus pretensiones espirituales, físicas, sentimentales o financieras tienen que servir tu esfuerzo absoluto. Solo entonces vas a poder quererla y apoyarla, como lo haces con tu persona. 3. “Sé considerado, comprendido…” (1 Pedro 3:7a) Para ser considerado, tienes que abandonar ti. En el momento en que ella precisa alzar cosas pesadas, ¡tú lo haces! Si precisa tiempo, ¡dáselo! Asiste para tu mujer con tu energía, muéstrale tu amor con toda cuenta. Oren y soliciten a Dios la felicidad de ver en el momento en que actúan desconsideradamente y corregir su accionar. 4. «No seas despiadado con tu mujer». (Colosenses 3:19) En el momento en que una mujer es sensible, sus respuestas atroces, su furia, tono irritable y también impaciente la afectarán intensamente. Siempre y en todo momento actúa y trátala con amabilidad y respeto. Ten en cuenta que tu mujer es un obsequio bello que Dios te dió 5. «Honra tu matrimonio; mantenlo puro siendo sincero en todos y cada uno de los puntos». (Hebreos 13:4) Jesús afirma: «Las miradas lascivas son adulterio» (Mateo 5:28). Mantén tu matrimonio puro adiestrando tu corazón y tus ojos a fin de que sean leales a tu mujer. ¡Tu matrimonio conseguirá enormes provecho si haces esto! Agradece al Señor por la hermosura y apréciala, pero mantén tus ojos, alegría, cabeza y corazón en tu mujer. 6. «No te dejes cautivar por otras mujeres». (Proverbios 5:20.) Hallar interesantes a otras mujeres y mirarlas deteriorará la imagen que tiene de su mujer. Vas a estar menos complacido con ella y ella se va a sentir menos particular para ti. Ningún hombre puede acostumbrarse a ver a otras mujeres sin que su mujer se dé cuenta. En el momento en que le solicites a Dios la felicidad de mostrar atrayente solo para tu mujer, ella asimismo lo apreciará y se va a sentir la reina de todo el mundo y te enamorarás mucho más de tu mujer. tu mujer ha ‘bendecido’ y alábala.» (Proverbios 31:28-29) Dígale que ella es particular y que es preferible que cualquier otra mujer en la tierra. No solo mencione su hermosura física, sino más bien mencione cuánto la valoras como persona. Mira a tu mujer gozar mientras que repletas sus oídos de loas. ¡Ella ansía esas expresiones y desea escucharlas de ti! 8. «Sé complacido por tu mujer y reconoce el favor que has recibido de Dios .” (Proverbios 18:22) Piensa en lo solo que te sentirías sin ella. Adán se encontraba solo y eso no era bueno para él, entonces Dios le dio una mujer. Tienes una compañera para toda la existencia, ¡qué bendición! ella todos los días. 9. “Sé solo una carne con tu mujer en todo.” (Mateo 19:5) Goza la vida con ella. Corre a casa con ella en el momento en que salgas del trabajo. Piensa en ella a lo largo del día, llámala todos y cada uno de los días. Aprende a comprometerse como pareja. Pasa tu tiempo comentando y distribuyendo los acontecimientos del día. Exhibe interés auténtico. escuchándose atentamente, dándose atención y mirándose a los ojos con ella, asistan juntos a Misa y visiten el Muy santo Sacramento, recen el Rosario, edifiquen su Matrimonio fundado en Jesús y en las manos de María Producto anunciado inicialmente por SIAME

Charla bien de ella

De nuevo, tienes que realizar esto en el momento en que ella está presente y en el momento en que no lo está. La mejor forma de llevarlo a cabo es por medio de una afirmación de un tercero. Por servirnos de un ejemplo, en el momento en que andas comentando con alguien y tu mujer está junto a ti y afirmas “permíteme en paz Te afirmaré lo increíble que es…”, o: “¿Sabías que mi mujer es una autora fantástica? …?” etcétera. Más que nada, sé franco y charla bien de ella en el momento en que no esté, singularmente en el momento en que estés comentando con otra mujer.

Se generarán discusiones y malentendidos. Ahí es en el momento en que vas a tener la tentación de decir algo increíblemente hiriente. ¡No! Sea justo y mucho más aún sea amable. No mientes cosas que sabes que podrían herir sus sentimientos y no uses la manipulación para ganar una discusión. Tampoco poseas temor de cometer fallos y admitirlo. No tiene que ver con perder o ganar una discusión. Si verdaderamente te comunicas con regularidad en un nivel profundo, cualquier enfrentamiento va a ser considerablemente más simple de solucionar.

Estos son ciertos avisos para tratar bien a la mujer de su pastor:

  • Ore por la mujer y la familia de su pastor todos y cada uno de los días.
  • No coloques demasiadas esperanzas en la mujer del pastor. No puede estar en todas y cada una partes, en todo y comprender el nombre de todos y la situación familiar y aun de este modo desempeñar su papel en su hogar.
  • No aguardes que se ponga de tu lado en un inconveniente al que tu marido se enfrenta. . Ella te resguardará como lo haría con su cónyuge. En verdad, este tema probablemente ocasione la mayor tensión para la mujer de un pastor. Si siente que su marido es cuestionado, naturalmente puede volverse protectora.
  • Resguarda a la mujer del pastor de las habladurías. Ella no requiere entender que las «intranquilidades de oración» son solo una manera de dar a conocer comentarios.
  • Déjala tener un marido y gozar del tiempo en familia. El pastor se dibuja en muchas direcciones. Si puede limitar sus solicitudes en su horario a las horas normales de trabajo, asimismo va a ayudar a la mujer del pastor a tener una vida familiar.
  • No exijas que tengan un “puesto” en la iglesia. Ella puede estimar llevar a cabo esto, pero su marido puede estimar que ella tenga la independencia de tener convidados con él. Para mí, deseo ver a Cheryl en el servicio mientras que hablo, en especial en el primer servicio. Me siento mucho más cómodo en el momento en que ella está cerca. Terminantemente la deseo en los corredores para comprender gente. (Ella es bastante superior que yo en esto.)
  • Inclúyela en las convidaciones sin solicitarle ni aguardar que asista. La mujer del pastor es de forma frecuente entre las mujeres mucho más solitarias de la iglesia. Pocas veces sabe en quién confiar y, con frecuencia, se queda fuera de los instantes en que unicamente se está divirtiendo, pero, nuevamente, no puede estar en todas y cada una partes; conque invítala a salir, pero no te frustres si debe decir que no.
  • Jamás repitas lo que afirma. Si la mujer del pastor comparte información contigo sobre la iglesia o su historia personal, guárdatela. Va a haber una tentación de comunicar sus expresiones como “novedades jugosas”, pero las honrará continuando en silencio.
  • Si su iglesia verdaderamente desea honrar a la mujer del pastor, busque formas de conceder su tiempo al marido y/oa la familia. O sea probablemente lo que mucho más precisas.

Siéntase libre de felicitar a la mujer de su pastor aquí en esta publicación y comunicar formas en que puede honrarla. Si usted es pastor o la mujer de un pastor, me encantaría entender de usted.

Dejar a los progenitores

No hay duda de que las parejas en ocasiones se sienten presionadas, primeramente, por sus familias de origen. Quizás recuerde que Efesios 5 acaba con un epílogo que mira hacia el futuro: Pablo nos ten en cuenta que la gente casadas están formando familias. Se crea algo nuevo pues marido y mujer en este momento están unidos.

O sea enternecedora para la pareja, pero con frecuencia desafiante para las familias, con lo que los reverendos les dicen a los progenitores en la boda que absolutamente nadie se lo pierde; un lado tiene un yerno y el otro una nuera. No obstante, hay un sentido muy real en el que los pequeños se están apartando de su padre, madre y hermanos. El honor, el cariño y la amistad siguen, pero se crea y se asegura una exclusiva alineación de aprecio y respeto. Al decir este género de cosas, Efesios 5 precisamente se hace eco de Génesis 2, por el hecho de que en el momento en que la Biblia sintetiza por vez primera lo que quiere decir que un hombre y una mujer estén juntos, relata que «dejará a su padre y a su madre». solo una carne

Eres la mujer que honra al Señor

Es hora, amiga, de dejar atrás este malestar. Empieza a admitir abiertamente cada cumplido, cada reconocimiento. El día de hoy Dios te afirma en Su Palabra que eres “digno de ser alabado”.

Quiere decir que te lo mereces, que es tu sitio para recibir alabanza y honra, por el hecho de que respetas, honras y obedeces a Dios. Él te logró digno a través de Jesús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *