Saltar al contenido
Inicio » Qué enfermedades trae el afán

Qué enfermedades trae el afán

Según este estudio, sufrir agorafobia o pavor, que pertenecen a los trastornos de ansiedad, se asocia a un mayor peligro de sufrir anomalías de la salud orgánicas como alergias, cardiopatías, hipertensión y patologías musculoesqueléticas.

¿De qué forma tiene una reacción nuestro cuerpo frente a la ansiedad y el agobio? Volvimos a ver diez puntos de la salud que se resienten en el momento en que un individuo padece capítulos de ansiedad y incremento del agobio.

  1. Inconvenientes de garganta. Que la voz se vuelva ronca es una reacción instantánea frente ocasiones agobiantes. En el momento en que tiene ansiedad, los líquidos se desvían a áreas clave de su cuerpo, lo que hace espasmos en los músculos de la garganta. Esto genera opresión y rigidez, que resecan la garganta y complican la deglución.
  2. Reacciones hepáticas. En el momento en que el cuerpo atraviesa periodos de agobio y ansiedad, el sistema suprarrenal genera una cantidad excesiva de la hormona del agobio llamada cortisol. En el momento en que se crea esta hormona, el hígado genera mucho más glucosa, el azúcar energético en la sangre que se hace cargo de las reacciones naturales de nuestro cuerpo. Para la mayor parte de la gente, esta cantidad agregada de azúcar en la sangre se puede reabsorber sin bastantes inconvenientes. En cambio, para esos con peligro de diabetes, ese azúcar agregada puede ocasionar problemas médicos.
  3. Reacciones cutáneas. Que el sudor frío o las mejillas rojas, secuelas de un cambio en el fluído sanguíneo, son las respuestas repentinas del organismo frente a una situación agotador. En el momento en que estamos deseoso, el sistema inquieto simpático manda mucho más sangre a los músculos. Esto puede apresurar el envejecimiento de la piel. Otras reacciones asimismo tienen dentro sudoración e inclusive un incremento de la histamina, lo que puede ocasionar inflamación.
  4. La actividad del bazo. La ansiedad no solo perjudica a órganos tan evidentes como el cerebro o el corazón, sino más bien asimismo al bazo e inclusive a las células sanguíneas. Para dar mucho más oxígeno al cuerpo bajo agobio, el bazo libera glóbulos colorados y blancos auxiliares. El fluído sanguíneo asimismo incrementa en un 300-400% a lo largo de este desarrollo para elaborar el resto del cuerpo para pretensiones auxiliares.
  5. Tensión en los músculos. En el momento en que empiezas a sentirte ansioso, tu cuerpo se tensa de manera natural, creando presión en los conjuntos musculares mucho más enormes. El agobio crónico y la ansiedad con frecuencia exacerban esta tensión, lo que puede ocasionar problemas, hombros recios, mal de cuello e inclusive jaquecas.
  6. Corazón. La gente que padecen de ansiedad crónica y agobio tienen mucho más peligro de inconvenientes cardiovasculares debido al incremento incesante de la continuidad cardiaca, la presión arterial alta y la sobreproducción de cortisol. El agobio en un largo plazo asimismo está relacionado con la presión arterial alta, la arritmia, los accidentes cerebrovasculares y los asaltos cardiacos.
  7. Los pulmones. Existen estudios que demostraron el vínculo entre la ansiedad y el asma. La gente con asma asimismo tienen mucho más posibilidades de presenciar accesos de pánico.
  8. El cerebro. La reacción más habitual a la ansiedad es la contestación sicológica a esta condición. Perjudica algunas áreas del cerebro que influyen en la memoria a corto y largo período y en la producción de substancias químicas, lo que puede ocasionar un desequilibrio. Además de esto, el agobio crónico puede encender regularmente el sistema inquieto, lo que paralelamente puede perjudicar otros sistemas del cuerpo, provocando reacciones físicas como fatiga y cansancio, por ejemplo.
  9. Sistema inmunológico. La exposición al agobio puede ocasionar estragos en el sistema inmunológico, haciendo más débil sus funcionalidades. Ciertos estudios han encontrado que en el momento en que está intranquilo, asimismo es mucho más posible que se resfríe y sea mucho más susceptible a las infecciones y la inflamación.
  10. Estómago. El agobio crónico y radical asimismo tiene la posibilidad de tener efectos en un largo plazo en los intestinos y la absorción de nutrientes, lo que puede ocasionar acidez estomacal, hinchazón, diarrea y, en ocasiones, aun pérdida del control intestinal. En un largo plazo, asimismo tienen la posibilidad de modificar el metabolismo, lo que puede conducir al sobrepeso e inclusive a la obesidad. La liberación incesante de cortisol en el torrente sanguíneo puede achicar la sensibilidad a la insulina.

Conclusión, efectos de la ansiedad en el organismo

De este modo, la ansiedad es una contestación muy complicada que puede ir acompañada de varios efectos físicos y sentimentales. Desde la contrariedad para tragar hasta la aparición de obsesiones, son incontables las reacciones socias a esta contestación corporal. Para conocer las peculiaridades y tácticas que son la causa de la mayor parte de los efectos de la ansiedad en el organismo, te invito a leer con atención el producto: Técnica de Afrontamiento y Detección de las Secuelas Temidas (DACT), este producto y los próximos. llevar a cabo con el DACT, tienen la posibilidad de asistirlo a entender aún mejor la conexión cabeza-cuerpo.

Bastante ritmo

Además de esto, estas ganas de trabajar cada vez con mucho más sencillez se vuelven apremiantes. Y esta compulsión puede aun matarte.

Esto se sabe en el Estudio Occidental. El análisis se realizó en un conjunto de 3.500 personas que representaban todos y cada uno de los escenarios de la industria y el comercio. Diez años tras el comienzo del estudio, 250 sufrían patologías cardiovasculares. Todos compartían una característica común: su accionar en el trabajo era compulsivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *