Saltar al contenido
Inicio » Qué dice Zacarías 12 10

Qué dice Zacarías 12 10

diez Y derramaré sobre la vivienda de David y sobre los pobladores de Jerusalén espíritu de felicidad y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán por él como se llora por su hijo unigénito, como se llora por su primogénito.

Zac 12:1 Profecía de la palabra de Jehová sobre Israel. El Señor, que prolonga los cielos y funda la tierra, y forma en él el espíritu del hombre, ha dicho: Zac 12:2 Hete aquí, yo hago de Jerusalén una copa que va a hacer tremer a todos y cada uno de los pueblos cerca de Judá en el lugar de Jerusalén. Zac 12:3 Y en aquel día voy a poner a Jerusalén por piedra pesada a todos y cada uno de los pueblos; todos y cada uno de los que lo lleven van a ser despedazados, si bien todas y cada una de las naciones de la tierra se juntarán contra él. Zac 12:4 En aquel día, afirma Jehová, heriré de temor a todo caballo, y de disparidad al jinete; pero sobre la vivienda de Judá voy a abrir mis ojos, y heriré con ceguera a todos y cada uno de los caballos del pueblo. Zac 12:5 Y los capitanes de Judá afirmarán en su corazón: Fortalecimiento tienen los moradores de Jerusalén en Jehová de los ejércitos su Dios. Zacarías 12:6 En aquel día voy a poner a los capitanes de Judá como fuego que arde entre leña, y como antorcha que arde entre gavillas; y devorará a todos y cada uno de los pueblos vecinos a la derecha ahora la izquierda; y Jerusalén va a ser habitada nuevamente en su sitio, en Jerusalén. Zac 12:7 Y librará Jehová primero las tiendas de Judá, a fin de que no se engrandezca sobre Judá la gloria de la vivienda de David y de los moradores de Jerusalén. Zac 12:8 En aquel día Jehová defenderá a los moradores de Jerusalén; cualquier persona que sea enclenque entre ellos va a ser como David en aquel tiempo; y la vivienda de David como Dios, como el ángel del Señor enfrente de ellos. Zac 12:9 Y en aquel día intentaré eliminar a todas y cada una de las naciones que vengan contra Jerusalén. Zac 12:diez Y derramaré sobre la vivienda de David y sobre los moradores de Jerusalén espíritu de felicidad y de oración; y me mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como quien llora a su único hijo, gimiendo por él como quien llora a su primogénito. Zacarías 12:11 En aquel día va a haber enorme llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido. Zac 12:12 Y la tierra se enlutará, cada raza por su parte; los descendientes de la vivienda de David por sí solos, y sus mujeres por sí solos; los descendientes de la vivienda de Natán por sí solos, y sus mujeres por sí solos; Zac 12:13 los hijos de la vivienda de Leví por sí, y sus mujeres por sí; los hijos de Simei por sí solos, y sus mujeres por sí solos; Zac 12:14 todas las otras etnias, cada una por su parte, y sus mujeres por su parte.

La Base para la Segunda Venida de Jesucristo Zacarías 12:diez

Los rabíes enseñan que el Mesías retornará en el momento en que todos y cada uno de los judíos de todo el mundo guarden exactamente el mismo Shabat (Sábado). De nuevo, usan las acciones humanas como base para una relación con ADONAI. Él, no obstante, quiere el arrepentimiento y la fe. Sin fe es realmente difícil agradar a Dios (Hebreos 11:6).

El Rapto de la Iglesia no posee requisitos y puede suceder cualquier ocasión. Pero la segunda venida de Jesucristo tiene un enorme requisito. No obstante, antes que tengamos la posibilidad comprender la base de Su regreso, debemos comprender las causas de Su rechazo.

La teoría de la vav inversa es deficiente

Asimismo hay que tener en consideración que la hipótesis de la vav inversa se ha roto con mucha continuidad, y varios pasajes se han traducido ignorando la llamada hipótesis de la vav inversa.

Además de esto, el hebreo bíblico es un idioma bastante primitivo sin tiempos verbales, muy similar al indonesio/malayo moderno. Son idiomas temporales secuenciales. Los lingüistas tienden a postular la presencia de 2 géneros de idiomas, sintético y analítico, y sus híbridos. No obstante, semejan ignorar la presencia obvia de idiomas temporales secuenciales.

Y derramaré sobre la vivienda de David y sobre los moradores de Jerusalén espíritu de felicidad y de oración; y me mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como quien llora a su único hijo, gimiendo por él como quien llora a su primogénito. En aquel día va a haber enorme llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido. (Zacarías 12:diez –

En el momento en que Pilato presentó a Jesús a la multitud en Jerusalén, con la promesa de liberarlo, chillaron: «¡Fuera, fuera, crucifícala!» (Juan 19:15 ) Estas personas no deseaban que Jesús reinara sobre ellos (Lucas 19:14), pero la intención del hombre no puede influir en los proyectos de Dios. «Él debe reinar» (1 Corintios 15:25). En el momento en que Jesucristo venga a entablar su reino, el pueblo que no lo tuvo en cree (Isaías 53:3) deberá admitirlo, humillarse y lamentarse (Zacarías 12:diez)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *