Saltar al contenido
Inicio » Qué dice Mateo 6 15

Qué dice Mateo 6 15

15 Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco tu Padre les excusará vuestras ofensas. 16 Y en el momento en que ayunéis, no les muestreis como los hipócritas, pues mudan sus semblantes para enseñar a los hombres que ayunan; De determinado les digo, que tienen su recompensa.

Lectio Divina de Jesús Rincón de Venezuela

Tiempo de Cuaresma 1) ORACIÓN INICIAL Señor, mira con amor a tu familia y a los que moderan su cuerpo con la penitencia, despierta en su espíritu el I deseo tenerte Para nuestro Señor. 2) LECTURA Del Beato Evangelio según Mateo 6,7-15 Y al rezar, no habléis bastante, como los gentiles, que se imaginan que por sus expresiones van a ser oídos. No seáis como ellos, pues tu Padre sabe lo que precisáis antes que lo pidáis. Orad, ya que: Padre nuestro que andas en los cielos, santificado sea tu nombre; venga tu reino; hágase su intención en la tierra como en el cielo. Danos el día de hoy nuestro pan de cada día; y perdónanos nuestras deudas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores; y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. que si perdonáis a los hombres sus ofensas, tu Padre celestial asimismo les disculpará a nosotros; pero si no perdonáis a los hombres, tu Padre tampoco disculpará vuestras ofensas. 3) REFLEXIÓN • Ámbas reacciones al Padre Nuestro: Lucas (Lc 11,1-4) y Mateo (Mt 6,7-13). En Lucas, el Padre Nuestro es mucho más corto. Lucas redacta a comunidades que salieron del paganismo. Procura asistir a quienes están empezando el sendero de la oración. En Mateo, el Padre Nuestro se ubica en el Sermón de la Montaña, en esa parte donde Jesús guía a los acólitos en la práctica de las tres proyectos de piedad: la limosna (Mt 6,1-4), la oración (Mt 6,5- 15 ) y ayuno (Mt 6,16-18). El Padre Nuestro es una parte de un catecismo para judíos conversos. Ahora estaban familiarizados a rezar, pero tenían algunos vicios que Mateo procura corregir. • Mateo 6,7-8: Los vicios que hay que corregir. Jesús critica a la gente para las que la oración es una reiteración de fórmulas mágicas, expresiones fuertes dirigidas a Dios para obligarlo a agradar sus pretensiones. La aceptación de la oración por la parte de Dios no es dependiente de la reiteración de expresiones, sino más bien de la amabilidad de Dios que es Amor y Clemencia. Él tiene la mejor intención y conoce nuestras pretensiones aun antes que expresemos nuestras frases. • Mateo 6,9a: Las primeras expresiones: “Padre nuestro” Abba, Padre, es el nombre que Jesús utiliza para dirigirse a Dios. Revela la novedosa relación con Dios que debe caracterizar la vida de las comunidades (Gal 4,6; Rom 8,15). Mencionamos “Padre Nuestro” y no “Padre Mío”. El adjetivo “nuestro” resalta la conciencia de que todos pertenecemos a la enorme familia humana de todas y cada una de las etnias y credos. Rezar al Padre y ingresar en privacidad con Él es asimismo estar en sintonía con el lamento de todos y cada uno de los hermanos por el pan de cada día. Es buscar primero el Reino de Dios. La experiencia de Dios como Padre nuestro es el fundamento de la fraternidad universal. • Mateo 6,9b-diez: Tres necesidades por la causa de Dios: el Nombre, el Reino, la Intención. En la sección primera del Padrenuestro, solicitamos que se restituya nuestra relación con Dios. Santifica el Nombre El nombre YAHWEH significa Yo estoy contigo. Dios con nosotros. En este NOMBRE Dios se dio a comprender (Ex- 3,11-15). El Nombre de Dios es santificado en el momento en que se utiliza con fe y no con magia; en el momento en que se utiliza según su auténtico fin, esto es, no para la opresión, sino más bien para la liberación del pueblo y para la edificación del Reino. La Venida del Reino: El único Dueño y Rey de la vida humana es Dios (Is 45,21; 46,9). La venida del Reino es el cumplimiento de todas y cada una de las esperanzas y promesas. Es la vida plena, superando las fracasos sufridas con los reyes y gobiernos humanos. Este Reino va a venir en el momento en que la intención de Dios se cumpla totalmente. Realizar la Intención: La intención de Dios se expresa en Su Ley. Su intención se va a hacer, en la tierra como en el cielo. En el cielo, el sol y las estrellas obedecen las leyes de sus órbitas y crean orden en el cosmos (Is 48, 12-13). La observancia de la ley de Dios va a ser fuente de orden y confort para la vida humana. • Mateo 6,11-13: 4 necesidades para la causa de los hermanos: Pan, Perdón, Victoria, Independencia. En la segunda una parte del Padre Nuestro, solicitamos que se restituya la relación entre la gente. Las 4 necesidades detallan de qué forma las construcciones de la red social y la sociedad tienen que transformarse a fin de que todos y cada uno de los hijos y también hijas de Dios logren vivir con igual dignidad. Pan de cada día: En el éxodo, todos y cada uno de los días, la multitud recibía maná en el desierto (Ex- 16,35). La Divina Providencia pasó por la organización fraterna, por el comunicar. Jesús nos sugiere ir a efectuar un nuevo éxodo, una exclusiva convivencia fraterna que garantice el pan para todos (Mt 6,34-44; Jn 6,48-51). Perdón de deudas: Cada 50 años, el Año del Jubileo forzaba a todos a perdonar las deudas. Era un nuevo comienzo (Lv 25,8-55). Jesús comunica un nuevo Año Jubilar, «un año de felicidad del Señor» (Lc 4,19). ¡El Evangelio desea iniciar nuevamente! No caigas en tentación: En el éxodo, el pueblo fue tentado y cayó (Dt 9,6-12). Susurró y deseó regresar (Ex- 16,3; 17,3). En el nuevo éxodo, la tentación va a ser derrotada por la fuerza que el pueblo recibe de Dios (1Cor diez,12-13). Liberación del Malvado: El Malvado es Satanás, que se distancia de Dios y es fundamento de escándalo. Logró ingresar en Pedro (Mt 16,23) y tentó a Jesús en el desierto. Jesús lo derrotó (Mt 4,1-11). Nos comunica: “¡Ánimo! ¡Yo he vencido al planeta!» (Jn 16,33). • Mateo 6,14-15: Quien no disculpa, no va a ser perdonado. Rezando el Padre Nuestro, pronunciamos la sentencia que nos condena o nos exculpa. Oramos: » Perdónanos nuestras deudas, como nosotros perdonamos a nuestros deudores» (Mt 6,12). Garantizamos a Dios la medida de perdón que deseamos. Si perdonamos bastante, Él nos disculpará bastante. Si perdonamos poco, Él excusará poco. Si no perdonamos, Él tampoco va a poder perdonar 4) PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL • Jesús afirma “excusa nuestras deudas.” En ciertos países se traduce “excusa nuestras ofensas”. ¿perdonar deudas? • Las naciones cristianas del hemisferio norte de todo el mundo (Europa y EE.UU.) rezan todos y cada uno de los días: “Perdónanos nuestras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores.” Pero no disculpan la deuda externa de los países pobres del Tercer Planeta. ¿De qué forma argumentar esta horrible contradicción, fuente de encarecimiento de miles de individuos?5) ORACIÓN FINAL Exaltad al Señor conmigo, exaltemos juntos su nombre. Consulté al Señor y me respondió: me libró de mis miedos. (Sal 34,4-5)

Perdón mutuo

H ¿En algún momento has escuchado la oración: «No se tiene la posibilidad de tener uno sin el otro»? El requisito de Dios para el perdón es que primero perdonemos a el resto. Me semeja un mal negocio. De forma fácil puedo solicitarle perdón a Dios, pero Dios me solicita que perdone a cualquier persona que me haya insultado, así sea anteriormente o en el presente.

Relacionado: ¿Qué es el Padre Nuestro? Desentrañando de qué manera Jesús nos enseña a rezar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *