Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© dice Lucas 8 11

Qué dice Lucas 8 11

11 Conque esta es la par√°bola: La semilla es la palabra de Dios. 12 Y los de al lado del sendero son los que oyen; pero entonces viene el demonio y quita la palabra de sus corazones, a fin de que no crean y se salven.

Lc 8:1 Pas√≥ despu√©s que Jes√ļs recorr√≠a todas y cada una de las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los 12 con √©l, Lc 8:2 y ciertas mujeres que fueron sanados de esp√≠ritus y anomal√≠as de la salud: Mar√≠a, llamada Magdalena, de la que hab√≠an salido siete diablos, Lucas 8:3 Juana, mujer de Chuza, maestresala de Herodes, y Susana, y otros muchos que le serv√≠an de sus recursos. Lucas 8:4 Se reuni√≥ una enorme multitud; y mientras que sembraba, parte cay√≥ al lado del sendero y fue pisada, y las aves del cielo se la consumieron. Lucas 8:6 Otra secci√≥n cay√≥ sobre la piedra; y en el momento en que naci√≥, se sec√≥, por el hecho de que no ten√≠a humedad. Lucas 8:7 Otra secci√≥n cay√≥ entre espinos, y los espinos que nacieron con ella la ahogaron. Lucas 8:8 Y otra secci√≥n cay√≥ en buena tierra, y medr√≥ y dio fruto al ciento por uno. Comentando estas cosas, ha dicho en alta voz: El que tiene o√≠dos para o√≠r, que oiga. Lucas 8:9 Y sus ac√≥litos le preguntaron, diciendo: ¬ŅQu√© es lo que significa esta par√°bola? Lucas 8:diez Y √©l ha dicho: A nosotros les es dado comprender los secretos del reino de Dios; pero a otros en par√°bolas, a fin de que observando no vean, y oyendo no comprendan. Lucas 8:11 Conque esta es la par√°bola: La semilla es la palabra de Dios. Lucas 8:12 Y los de al lado del sendero son los que oyen, pero entonces viene el demonio y quita de su coraz√≥n la palabra, a fin de que no crean y se salven. Lucas 8:13 Los de sobre la piedra son los que, oyendo, reciben la palabra con gozo; pero estos no tienen ra√≠ces; creen por un tiempo, y en la hora de la prueba se separan. Lucas 8:14 Los que cayeron entre los espinos son los que oyen, pero en el momento en que se marchan, se ahogan en las intranquilidades, las riquezas y los bienestares de la vida, y no dan fruto. Lucas 8:15 Mas la que cay√≥ en buena tierra, estos son los que con coraz√≥n bueno y recto retienen la palabra o√≠da, y dan fruto con perseverancia. Lucas 8:16 Absolutamente nadie que prende una l√°mpara la cubre con una cazuela o la pone bajo la cama, sino la pone sobre el candelero, a fin de que los que entren vean la luz. Lucas 8:17 Por el hecho de que nada hay oculto que no haya de ser revelado; ni escondido, a fin de que no se sepa y salga a la luz. Lucas 8:18 Mirad, ya que, de qu√© manera o√≠s; por el hecho de que a todo el que tiene, mucho m√°s se le va a dar; ahora todo el que no posee, aun lo que cree tener se le quitar√°. Lucas 8:19 Entonces vinieron a √©l su madre y sus hermanos; pero no lograron alcanzarlo gracias a la multitud. Lucas 8:20 Y le fue dicho, diciendo: Tu madre y tus hermanos est√°n fuera, y desean verte. Lucas 8:21 Respondi√≥ √©l y les ha dicho: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la ponen en pr√°ctica. Lucas 8:22 Pas√≥ un d√≠a, que subi√≥ a una barca con sus ac√≥litos, y les ha dicho, del otro lado del lago. Y se fueron. Lucas 8:23 Pero mientras que navegaban, √©l se durmi√≥. Y se levant√≥ una tormenta de viento en el lago; y estaban ahogados y en riesgo. Lucas 8:24 Y acerc√°ndose a √©l, lo despertaron, diciendo: ¬°Profesor, Profesor, perecemos! Al despertar, reprendi√≥ al viento ahora las olas; y cesaron, y hubo una pausa. Lucas 8:25 Y √©l les ha dicho: ¬ŅD√≥nde se encuentra vuestra fe? Y estaban aterrados y fascinados, y se afirmaban unos a otros: ¬ŅQui√©n es este, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen? Lucas 8:26 Y llegaron a la tierra de los gadarenos, que est√° del otro lado de Galilea. Lucas 8:27 Al desembarcar, le sali√≥ al acercamiento un hombre de la regi√≥n que hab√≠a estado pose√≠do por un demonio a lo largo de bastante tiempo. y no se visti√≥, ni habit√≥ en la vivienda, sino m√°s bien en los sepulcros. Lucas 8:28 En el momento en que vio a Jes√ļs, dio un enorme grito y, cayendo a sus pies, exclam√≥ a enorme voz: ¬ŅQu√© tengo yo contigo, Jes√ļs, Hijo del Dios Alt√≠simo? Por favor, no me atormentes. Lucas 8:29 (Pues mand√≥ al esp√≠ritu inmundo que saliese del hombre, pues hac√≠a tiempo que lo hab√≠a pose√≠do; y lo anudaron con cadenas y grillos; pero rompiendo las cadenas, fue conducido por el demonio a los desiertos.) Lucas 8:30 Y Jes√ļs le pregunt√≥, diciendo: ¬ŅCu√°l es tu nombre? Y ha dicho: Legi√≥n. Pues varios diablos entraron en √©l. Lucas 8:31 Y le rogaban que no los hiciese descender al abismo. Lucas 8:32 Hab√≠a all√≠ una piara de varios puercos paciendo en el monte; y le suplic√≥ que los dejase ingresar; y les dio permiso. Lucas 8:33 Y los diablos, saliendo del hombre, entraron en los cerdos; y la manada cay√≥ por un precipicio al lago y se ahog√≥. Lucas 8:34 Y los que estaban apacentando los cerdos, observando lo que hab√≠a pasado, escaparon, y fueron y brindaron aviso por la localidad y por los campos. Lucas 8:35 Y salieron a conocer lo que hab√≠a pasado; Y vinieron a Jes√ļs, y encontraron al hombre de quien hab√≠an salido los diablos, sentado a los pies de Jes√ļs, vestido y en su juicio. y tuvieron temor. Lucas 8:36 Y los que le hab√≠an visto, les contaron de qu√© manera se hab√≠a salvado el endemoniado. Lucas 8:37 Entonces toda la multitud que se encontraba en torno a los gadarenos le suplicaba que los dejase, por el hecho de que ten√≠an bastante temor. Y Jes√ļs, accediendo en la barca, se dio la vuelta. Lucas 8:38 Y el hombre de quien hab√≠an salido los diablos le suplicaba que le dejase estar con √©l; pero Jes√ļs lo despidi√≥, diciendo: Lucas 8:39 Regresa a tu casa, y cuenta qu√© enormes cosas hizo Dios por ti. Y sali√≥, publicando por la localidad las considerables cosas que Jes√ļs hab√≠a realizado por √©l. Lucas 8:40 En el momento en que Jes√ļs regres√≥, la multitud lo recibi√≥ con alegr√≠a. por el hecho de que todos lo estaban aguardando. Lucas 8:41 Entonces vino un hombre llamado Jairo, primordial de la sinagoga, y postr√°ndose a los pies de Jes√ļs, le suplicaba que entrara en su casa; Lucas 8:42 pues ten√≠a una hija √ļnica, como de 12 a√Īos, que se mor√≠a. Y mientras que iba, la multitud se agolpaba sobre √©l. Lucas 8:43 Pero una mujer que sufr√≠a de un flu√≠do de sangre desde hac√≠a 12 a√Īos, y que hab√≠a gastado todo cuanto ten√≠a en m√©dicos, y absolutamente nadie pod√≠a sanarla, Lucas 8:44 se le aproxim√≥ por detr√°s y toc√≥ el borde de su mant√≥n; y tambi√©n en el instante el flu√≠do de su sangre se detuvo. Lucas 8:45 Entonces Jes√ļs ha dicho: ¬ŅQui√©n me ha tocado? Y negando todo, Pedro y los que con √©l estaban afirmaron: Profesor, la multitud te aprieta y te oprime, y afirmas: ¬ŅQui√©n me ha tocado? Lucas 8:46 Pero Jes√ļs ha dicho: Alguien me ha tocado; por el hecho de que s√© que ha salido poder de m√≠. Lucas 8:47 Entonces, en el momento en que la mujer vio que no se encontraba oculta, vino tremiendo y cayendo a sus pies, le explic√≥ enfrente de toda la multitud por qu√© raz√≥n lo hab√≠a tocado y de qu√© forma fue sanada al momento. Lucas 8:48 Y √©l le ha dicho: Hija, tu fe te ha salvado; va en paz. Lucas 8:49 Mientras que √©l a√ļn hablaba, vino uno de la vivienda del oficial de la sinagoga a mencionarle: Tu hija est√° muerto; no incordies mucho m√°s al Profesor. Lucas 8:50 Oyendo Jes√ļs esto, le respondi√≥: No temas; cree √ļnicamente, y vas a ser salvo. Lucas 8:51 Accediendo en la vivienda, no dej√≥ ingresar a absolutamente nadie con √©l, salvo a Pedro, Santiago, Juan, el padre y la madre de la chica. Lucas 8:52 Y todos lloraron y se lamentaron por ella. Pero √©l ha dicho: No llores; no fallecido, sino m√°s bien dormido. Lucas 8:53 Y se burlaban de √©l, a sabiendas de que ella se encontraba fallecida. Lucas 8:54 Pero √©l, tom√°ndola de la mano, dio voces, diciendo: ¬°Chica, lev√°ntate! Lucas 8:55 Entonces volvi√≥ su esp√≠ritu, y al momento se levant√≥; y les orden√≥ que le diesen algo de comer. Lucas 8:56 Y sus progenitores estaban estupefactos; pero Jes√ļs les orden√≥ que no contaran a absolutamente nadie lo que hab√≠a sucedido.

46Pero Jes√ļs ha dicho: Alguien me ha tocado; por el hecho de que s√© que ha salido poder de m√≠.

47Entonces la mujer, observando que no se había escondido, vino tremiendo, y se postró a sus pies, y le contó enfrente de todo el pueblo por qué razón lo había tocado, y qué instantáneamente había sido sanada. .

48Y él le ha dicho: Hija, tu fe te ha salvado; va en paz.

Te lo solicitamos Se√Īor.

(A√Īada sus frases por las pretenciones que quiera, a fin de que todos y cada uno de los que pasemos por aqu√≠ tengamos la posibilidad de unirnos a sus frases)

(7452) vistas

Contestación rápida

Jes√ļs responde esta pregunta de manera directa en exactamente el mismo contexto:

NASB, Mateo 13:11 ‚Äď Jes√ļs les responde : ¬ęA les fue concedido comprender los secretos del reino de los cielos, pero a ellos no les fue concedido. ‚Ķ por el hecho de que observando no ven, y oyendo no oyen, ni comprenden. 14 En su caso se cumple la profec√≠a de Isa√≠as, que afirma‚Ķ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *