Saltar al contenido
Inicio » Qué dice la filosofía de la magia

Qué dice la filosofía de la magia

La magia se apoya en la creencia de que hay una conexión sobrehumano entre el hombre y el planeta que le circunda. Se distinguen diferentes géneros de magia: de trabajo, de maldad, de curación, etcétera. La creencia en la magia se preservó hasta los últimos tiempos de la Edad Media (Alquimia). Hoy en día renace en lo oculto.

La ciencia es una labor tolerante que de a poco va conociendo la verdad de todo el mundo, una situación que está en frente de nuestros ojos pero que nuestra cabeza envuelve en un mantón de niebla derivado de la impaciencia.

Meditar con el cuerpo en el espacio, movimiento extático, el cuerpo poseído y vaciado, al tiempo, de toda forma de representación, actuación y carácter. ¿Es viable instruir interpretación? ¿Qué supone una actuación? ¿Qué sitio ocupa con relación a la filosofía y el pensamiento? ¿De qué forma reelaboras las ideas habituales sobre el acto ritual? Esta vez, hablamos con naKh ab Ra y Juan Salzano, versistas, ensayistas, hechiceros, performers y integrantes activos de la Estación Orbital Halógena sobre las relaciones entre performance, filosofía y magia ritual.

– Para iniciar, ¿qué relaciones logramos hallar entre performance y filosofía?

–naKh: Pondré ciertos looks en el juego para procurarlo. Hace aparición aquí un pensador que, si bien su mención puede ser algo obvia, es prácticamente ineludible: Nietzsche. Y, en este sentido, de qué manera lo lee Pierre Klossowski, por poner un ejemplo, en lo que se refiere al vínculo que allí descubre entre el ademán y la iniciativa súbita, ponderando una sabiduría fundamentada en criterios físicos. Entonces, mucho más de cerca, como lo lee la filósofa Marie Bardet, en el libro Meditar com o Movimento, editado por Cactus, donde hay un acercamiento entre danza, performance y filosofía. Hay una atrayente conexión entre los movimientos físicos y el pensamiento, la danza que aparece del ademán y la risa como inherentes al pensamiento, una danza menos profesional que interespecífica («cabrioles», como afirmarían Hocquenghem y Schérer en El Alma Atómica). una actividad que desde un inicio conecta al pensador con la actuación, como es el ritmo, puesto que cada término tiene la posibilidad de tener un carácter rítmico, entonces está la rima conceptual, el salto, los pliegues y también implicaciones, los silencios, y todo aparece de ahí. en un haz conjuntivo: pensamiento, poesía, danza, intervención corporativa, aun como acto mágico, la magia como primera necesidad, redacta Reynaldo Jiménez en su artículo homónimo del libro Nosotros los hechiceros, relacionando danza, magia, poesía, performance. Estos semejan una primera nota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *