Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© dice Hebreos 4 14

Qué dice Hebreos 4 14

14 Por consiguiente, teniendo un enorme supremo pontifice, Jes√ļs, el Hijo de Dios, que subi√≥ al cielo, retengamos la fe que profesamos. 15 Por el hecho de que no contamos un supremo pontifice que no se compadezca de nuestras debilidades, sino m√°s bien uno que fue atacado en todo seg√ļn nuestra semejanza, pero sin pecado.

Por consiguiente, teniendo en Jes√ļs, el Hijo de Dios, un enorme supremo pontifice que traspas√≥ los cielos, aferr√©monos a la fe que profesamos. Por el hecho de que no poseemos un supremo pontifice in√ļtil de compadecerse de nuestras debilidades, sino m√°s bien uno que fu√© tentado en todo seg√ļn nuestra semejanza, pero sin pecado. Conque acerqu√©monos con seguridad al trono de la felicidad para recibir clemencia y encontrar la felicidad que nos asista en el momento en que mucho m√°s la precisemos.

Todo supremo pontifice es elegido de entre los hombres. √Čl mismo est√° designado para representar a su pueblo frente Dios y para sugerir dones y sacrificios por los errores. Puede tratar pacientemente con los ignorantes y los descarriados, por el hecho de que √©l mismo est√° sujeto a las debilidades humanas. En consecuencia, est√° obligado a prestar sacrificios por sus errores, tal como por los del pueblo.

Receptores

  • 2-Leyentes: Supuestamente cristianos de origen jud√≠o, que fueron tentados a regresar al juda√≠smo
  • 2-Localizaci√≥n: Ignota (a nivel de hip√≥tesis , sobran las recomendaciones, de las que Roma es probablemente la mucho m√°s convincente.)

Y como es natural, el razonamiento primordial de la Ep√≠stola (sobre la superioridad de Jesucristo sobre el culto lev√≠tico) nos transporta a sospechar que es una ep√≠stola que abord√≥ una situaci√≥n donde ciertos hicieron el razonamiento contrario y retornaron a la adoraci√≥n lev√≠tica. No es necesario decir que quienes padecer√≠an esta tentaci√≥n ser√≠an los fieles hebreos. A mi parecer, todos y cada uno de los rastros se√Īalan a que los primeros receptores fueron jud√≠os.

( La tentación la mayoria de las veces prosigue a una victoria espiritual

Piensa este instante glorioso y digno de una pel√≠cula: Jes√ļs fue bautizado, el Esp√≠ritu de Dios vino sobre √©l, y a√ļn mucho m√°s, escucho la voz de Dios, s√© interesante con tu hijo. Tras ese instante √©pico, satan√°s entr√≥ de forma fuerte para tentar a Jes√ļs. (Mateo 3:16-17; 4:1-11) Los enormes instantes espirituales siempre y en todo momento te van a dejar enclenque, expuesto al ataque del demonio. el ap√≥stol Pablo afirma: ‚ÄúEl que considera que est√° estable, mire que no caiga‚ÄĚ (1 Corintios diez:12) La mayor parte de las ocasiones, la gente caen y se queman tras enormes √©xitos Los pastores y siervos, por servirnos de un ejemplo, tienen la posibilidad de estar sujetos a tentaci√≥n tras predicar un incre√≠ble ministerio.

40 d√≠as sin comer dejaron a Jes√ļs fatigado f√≠sicamente. El ejercicio, la ansiedad y el des√°nimo tienen la posibilidad de abrir la puerta a la tentaci√≥n. En el momento en que te sientes deprimido, tu enfoque se nubla, tu conciencia se embota, tu el beneficio espiritual se ve reducida, y no eres √©l est√° en guarda contra los acercamientos y proyectos del Enemigo. La Biblia afirma: Sed sobrios y velad; por el hecho de que tu contrincante el demonio, como le√≥n rugiente, ronda alrededor intentando encontrar a quien comer desaforadamente (1 Pedro 5:8).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *