Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© dice el Salmo 37 4

Qué dice el Salmo 37 4

4 Del√©itate en Jehov√°, y √©l te conceder√° los deseos de tu coraz√≥n. 5 Conf√≠a al Se√Īor tu sendero y conf√≠a en √©l, y √©l lo va a hacer. 6 Y vuestra justicia se manifestar√° como la luz, y vuestra justicia como el mediod√≠a.

Del√©itate en el SE√ĎOR, y √©l te conceder√° los deseos de tu coraz√≥n. C√°nticos:37:4

Reflexi√≥n El Se√Īor nos sugiere ir a disfrutar en √Čl. Recrearse y recrearse en √Čl es vivir de conformidad con Su palabra y llevarlo a cabo con alegr√≠a de coraz√≥n.

Deléitate en la clemencia y compasión de Dios

La abundante clemencia de Dios es algo que jam√°s comprender√© completamente. Ya que es misericordioso, tenemos la posibilidad de estar frente √©l mucho m√°s blancos que la nieve bajo la sangre pura de Cristo. No s√© ustedes, pero yo s√© que no merezco la clemencia de Dios ni la compasi√≥n de Cristo. ‚ÄúVenid en este momento y estemos a cuenta,‚ÄĚ afirma el Se√Īor, ‚Äúsi nuestros errores fueren como la grana, como la nieve van a ser emblanquecidos‚Ķ‚ÄĚ (Isa√≠as 1:18). S√© la mujer vergonzosa en que me hubiese transformado sin la clemencia salvadora de Cristo. Y me sorprende que √Čl salve a un pecador como yo. ¬ŅY tu?

Deléitate en la asistencia de Dios

En el momento en que escuchas que Dios te ordena que te recrees en √Čl, podr√≠as tener la tentaci√≥n de meditar, es preferible que me levante las botas religiosas y descubra de qu√© manera gozar de Dios. Dios. Pero Dios no desea que te recrees en √Čl por deber. Mucho m√°s bien, cualquier cosa que Dios ordene a los cristianos que hagan, √Čl siempre y en todo momento da no solamente la aptitud sino m√°s bien asimismo la unci√≥n para llevarlo a cabo.

Insp√≠rate con esta promesa que est√° en Filipenses 2:13: ¬ęPues Dios es quien en nosotros genera de esta forma el estimar como el realizar, por su buena intenci√≥n¬Ľ. Y an√≠mate con las expresiones del ap√≥stol Pablo: ‚ÄúEstando seguro de esto, el que empez√≥ en nosotros la buena obra, la perfeccionar√° hasta el d√≠a de Jesucristo‚ÄĚ (Filipenses 1:6)

t√ļ mismo en la asistencia de Dios

En el momento en que escuchas que Dios te ordena que te recrees en √Čl, puedes tener la tentaci√≥n de meditar, mejor me levanto por mi cuenta y descubro de qu√© manera gozar de Dios. Pero Dios no desea que te recrees en √Čl por deber. Mucho m√°s bien, cualquier cosa que Dios ordene a los cristianos que hagan, √Čl siempre y en todo momento da no solamente la aptitud sino m√°s bien asimismo la unci√≥n para llevarlo a cabo.

Insp√≠rate con esta promesa que est√° en Filipenses 2:13: ‚ÄúPues Dios es quien en nosotros genera de esta manera el estimar como el realizar, por su buena intenci√≥n‚ÄĚ. Y an√≠mate con las expresiones del Ap√≥stol Pablo: ‚ÄúEstad seguros de que el que empez√≥ en nosotros la buena obra, la perfeccionar√° hasta el d√≠a de Jesucristo‚ÄĚ (Filipenses 1:6).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *