Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© cura la Bruja

Qué cura la Bruja

Asimismo se utiliza para la fiebre, la diarrea, las quemaduras, las picaduras de mosquitos e inclusive, en varias etnias, dir√≠ase que tiene la aptitud de sanar el c√°ncer, algo que no fu√© probado a nivel cient√≠fico, ha dicho la bi√≥loga y compa√Īera de trabajo. La investigaci√≥n de Vel√°zquez, Betsab√© Ruiz.

Bibliografía

  1. Costoso Baroja J. Las brujas y su planeta. 13¬™ edici√≥n La capital de espa√Īa: Coalici√≥n Editorial; 2003.
  2. Robbins RH. Enciclopedia de brujer√≠a y demonolog√≠a. La capital espa√Īola: Editorial Enfrentamiento; 1959-1988.
  3. Caseda JF. El Renacimiento en Calahorra: Brujas y también Inquisición en la Primera Mitad del Siglo XVI. Kalakorikos 1998; 3:49-57.
  4. Mars√° Gonz√°lez V. ¬ŅComadronas o brujas? ¬ŅEstudiado o enfermo? Doss Feministas 2009; 9:89-102.
  5. Lara Alberola Y también. La hechicera como entidad ficcional en la tradición áurea hispánica: una exclusiva aproximación al discutido fenómeno de la brujería a la luz de la literatura. Est Humanista Philol 2012; 34:147-167.
  6. Pacho A. La bula ‚ÄúSummis Desiderantes‚ÄĚ de Inocencio VIII: Historia de historia legendaria y situaci√≥n. En: Congreso de Brujer√≠a (San Sebasti√°n), Ponencias y Comunicaciones. La capital espa√Īola: Seminarios y Ediciones, S.A.; 1975. p√°g. 291-296.
  7. L√≥pez-Mu√Īoz F, Alamo C, Cuenca Y tambi√©n. Historia de la Psicofarmacolog√≠a. En: Vallejo J, Leal C, directivos. Tratado de Psiquiatr√≠a. Volumen II. Barcelona: Ars M√©dica; 2005. p√°g. 1709-1736.
  8. Vi√°n Herrero A. El pensamiento m√°gico en Celestina, ‚Äúinstrumento de pelea o contienda‚ÄĚ. Celestino 1990; 14(2):41-91.
  9. Becerra D. Pomadas, transformaciones y vuelos. Brujer√≠a de la Antig√ľedad y psicoactivos como antecedentes de la brujer√≠a de la Edad Media. Bolskan 2004; 21:121-128.
  10. Comentarios de Rothman T. De Laguna sobre las drogas psicotrópicas y la brujería en la Materia Médica de Dioscórides. Bull Hist Med 1972; 46:562-567.
  11. Lagoa A. Pedacio Dioscórides Anazarbeo, sobre material medicinal y venenos fatales. Salamanca: Mathias Gast; 1563.
  12. Cervantes M. Proyectos Terminadas. Sevilla F, ed. La capital espa√Īola: Editora Castalia; 1999.
  13. Vega LF. Proyectos de Lope de Vega. Men√©ndez Pelayo M, editor. 28 vol√ļmenes. Compilaci√≥n ¬ęBiblioteca de Autores Espa√Īoles¬Ľ. La capital espa√Īola: Atlas; 1963-1972.
  14. L√≥pez-Mu√Īoz F, √Ālamo C, Garc√≠a-Garc√≠a P. Las drogas psicotr√≥picas en los contenidos escritos cervantinos. J Royal Soc Med 2008; 101:226-234.
  15. L√≥pez-Mu√Īoz F, √Ālamo C, Garc√≠a-Garc√≠a P. Locos y locas en la literatura cervantina: sobre las fuentes m√©dicas cervantinas en temas neuropsiqui√°tricos. Rev Neurol 2008; 46:489-501.
  16. L√≥pez-Mu√Īoz F, Garc√≠a-Garc√≠a P, √Ālamo C. Narc√≥ticos y psicotr√≥picos en la obra literaria de Cervantes: el poder m√°gico de las plantas. Ley Farmacol Ter 2008; 6(2):111-125.
  17. L√≥pez-Mu√Īoz F, √Ālamo C, Garc√≠a-Garc√≠a P. Las 4 caras del pharmakon y la ‚Äúfalta de juicio‚ÄĚ en los contenidos escritos de Cervantes. Farmacol Toxicol 2011; 1:1-15.
  18. L√≥pez-Mu√Īoz F, P√©rez-Fern√°ndez F. Linimentos de brujas y pociones de amor en la novela de Cervantes y el papel de Diosc√≥rides de Andr√©s Laguna. Tribuna Plural Rev Real Acad Doct 2016; 8:237-292.
  19. Esteva de Sagrera J. La botica en el Quijote. OFFARM 2005; 24:104-116.
  20. Fraile JR, De Miguel A, Yuste A. Mal agudo en el Quijote. Rev Esp Anestiol Reanim 2003; 50:346-355.
  21. L√≥pez-Mu√Īoz F, √Ālamo C. El Diosc√≥rides de Andr√©s Laguna en los contenidos escritos de Cervantes: de la materia medicinal al cosmos literario. Un Cervantinos 2007; 39:193-217.
  22. L√≥pez-Mu√Īoz F, √Ālamo C, Garc√≠a-Garc√≠a G. ‚ÄúMucho m√°s que todas y cada una de las yerbas descritas por Diosc√≥rides‚Ķ‚ÄĚ: La huella de Andr√©s Laguna en la obra de Cervantes. PharmaHist 2007; 49:87-108.
  23. Eisenberg D. La Biblioteca Cervantes. Una reconstrucción. 2002. http://bigfoot.com/~daniel.eisenberg.
  24. Conocimiento de Dixon V. Lope. En: Samson A, Thacker J, eds. Un compa√Īero de Lope de Vega. Suffolk: T√°mesis; 2010, p√°g. 15-28.
  25. Slater J. Todo son hojas. Literatura y tambi√©n Historia Natural en el Barroco Espa√Īol. La capital de espa√Īa: Consejo Superior de Indagaciones Cient√≠ficas; 2010.
  26. Andrade-Rosa C, L√≥pez-Mu√Īoz F. Los animales mitol√≥gicos como generaci√≥n de venenos y ant√≠dotos en la Espa√Īa Dorada: Sobre el basilisco y el unicornio en la obra literaria de Lope de Vega. Tribuna Plural Rev Real Acad Doct 2016; 11:71-127.
  27. Ciruelo P. El reproche de las supercherías y la hechicería (1530). Ebersole AV, editor. Valencia: Ediciones Albatros Hispanófila; 1978.
  28. Harner MJ. El papel de las plantas psicotrópicas en la brujería europea. En: Harner MJ, editor. Psicotrópicos y Chamanismo. Londres: Oxford University Press; 1973. pág. 124-150.
  29. Fuente Quer P. Plantas Medicinales. El Dioscórides nuevo. 5ª edición. Barcelona: Ediciones Península; 2003.
  30. Fern√°ndez de Pinedo K, Otsoa de Alda X. Euskaldunes de Alava ‚Äúbrujas‚ÄĚ en el desarrollo inquisitorial de Logro√Īo (1609-1614). Fuentes Linguae Vasconum 2008; 109:419-449.
  31. Alamillos R. Brujas, toleradas por la corte, acusadas por la Inquisición. Andalucía Hist 2013; 39:26-29.
  32. Amez√ļa y Mayo AG. Cervantes: constructor del cuento espa√Īol. La capital de espa√Īa: Consejo Superior de Indagaciones Cient√≠ficas; 1956.
  33. Covarrubias S. Tesoro de la Lengua Castellana o De espa√Īa, 1611. Por Riquer M, editor. Barcelona: Horta; 1943.
  34. Guerrino AA. Historia de la mandr√°gora. MedHist 1969; LIV: 1-15.
  35. D√≠ez Fern√°ndez JJ, Aguirre de C√°rcer LF. Contexto hist√≥rico y r√©gimen literario de la ¬ębrujer√≠a¬Ľ mora y jud√≠a en Persiles. Bula Cervantes Soc Am 1992; 12:33-62.

Yerba hechicera o Immortelle, Kalanchoe pinnata o Bryophyllum pinnatum

Kalanchoe pinnata es una planta perenne cargada de tama√Īo mediano (puede lograr mucho m√°s de 1 metro de altura) muy habitual en el cultivo por sus provecho medicinales. Forma parte a la familia Crassulaceae en la secci√≥n Bryophyllum del g√©nero Kalanchoe. Esta clase es originaria de la zona tropical del conjunto de naciones africano; Hoy en d√≠a se puede estimar pr√°cticamente pantropical gracias a su introducci√≥n y naturalizaci√≥n en Am√©rica Tropical y ciertas zonas de Europa y Asia.

De qué forma tomar kalanchoe para el cáncer

Empleo de afuera Las cataplasmas o cataplasmas de Kalanchoe son muy curativas y se acostumbra usar el jugo de sus hojas mezclado con vaselina o aceite para conformar el pasta que se va a aplicar después.

Empleo de adentro Las hojas del kalanchoe se consumen en platos como ensaladas, el jugo logrado de sus hojas se bebe o se emplea para realizar infusiones. La dosis para tomar kalanchoe para empleo de adentro es de unos 30 gramos al día.

¬ŅQu√© g√©nero de Kalanchoe cura el c√°ncer?

Antial√©rgico, optimizaci√≥n el sistema inmunol√≥gico y asistencia al h√≠gado, entre otros muchos provecho, ense√Īa el acad√©mico. Hay de m√ļltiples colores y formas. Hay de tonalidades fuertes y suaves, hojas mucho m√°s redondeadas o alargadas. Su felicidad, en todo caso, no se restringe a lo ornamental.

¬ŅCu√°l es el otro nombre de la planta Kalanchoe?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *