Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Qu√© asocia las brujas

Qué asocia las brujas

Ciertos asocian al brujo con el vidente o vidente, otros lo asocian con el chamán (que es experto en estar comunicado con los poderes de la naturaleza y con los fallecidos), al tiempo que otros lo asocian con un brujo tribal mucho más destinado a la curación de enfermos en cuerpo y alma, etcétera.

Brujas y gatos en la Edad Media

Es a lo largo de la Edad Media en el momento en que se lleva a cabo una creencia negativa sobre los gatos. Esto se origina por las opiniones y pr√°cticas paganas de la mitolog√≠a norte√Īa, en las que se rend√≠a culto a una Diosa llamada Freyja, distribuidora de amor y hermosura, quien siendo representada daba la sensaci√≥n de que su carro era tirado por gatos.

En aquella temporada, todo lo relacionado con pr√°cticas no cat√≥licas eran temas oscuros, con lo que el gato se consideraba un animal demon√≠aco, leal compa√Īero de brujas que, seg√ļn cuentan las leyendas, empleaban sus poderes para publicar hechizos y maldiciones. .

Brujas, las primeras feministas

La crónica de las brujas es tan extendida como la narración de la raza humana por el hecho de que, al final de cuenta, hablamos de la crónica de las mujeres. Pero tenemos la posibilidad de iniciar en la Edad Media. Las auténticas brujas eran mujeres generadoras de conocimiento. Ahora saben que no se nos dejaba dar de comer nuestro intelecto, con lo que cualquier mujer librepensadora y empoderada era homónimo de tener coaliciones con las fuerzas del mal. Muchas mujeres cultivaron entonces yerbas medicinales y se transformaron en curanderas, enfermeras y matronas. Ahora tenían entendimientos sobre fertilidad, aborto o sexualidad.

La ‚Äúcacer√≠a de brujas‚ÄĚ sucedi√≥ a fines de la Edad Media y principios de la Edad Actualizada. La Peste Negra invadi√≥ Europa y cerca del 30% de la poblaci√≥n muri√≥. La Iglesia entonces predic√≥ la procreaci√≥n sin l√≠mites como un deber frente Dios. Las mujeres han quedado apartadas √ļnicamente al campo familiar, y las curanderas y enfermeras fueron acusadas de brujer√≠a por intentar sanar el cuerpo y el alma, un poder guardado √ļnicamente a Dios.

Holmavik, Islandia

En Holmavik, Islandia, la civilizaci√≥n pagana y el cristianismo coexistieron hasta cuando menos el a√Īo 1000 d.C. Esto dio rinc√≥n al surgimiento de rituales y opiniones que mezclaban hechizos con s√≠mbolos cristianos. El Museo de Magia y Hechicer√≠a, asimismo popular como Strandagaldur, tiene elementos como visualizaciones de talismanes, instrumentos para entrenar la magia, piezas m√°gicas de madera que tienen la posibilidad de guiarte a invocar a los fallecidos o conquistar a alguien, transcripciones de los mucho m√°s esenciales Hechizos islandeses y un sinn√ļmero de documentos sobre juicios por brujer√≠a.

La hechicera de la antig√ľedad tradicional

A fin de que permanezca la figura de la hechicera debe existir un sistema que la admita1, una cosmogon√≠a que la favorezca2. De esta forma, el estudioso Julio Costoso Baroja asegura que en la Antig√ľedad Cl√°sica3 magia y religi√≥n se unen, por la confluencia en su campo de acci√≥n. M√°s all√° de que el pensamiento m√°gico trabaja ‚Äúen el campo del deseo y la intenci√≥n, mientras que la cabeza humana est√© esencialmente sosten a ideas de complacencia, gratitud y sumisi√≥n, continuar√° en el campo de los sentimientos religiosos‚ÄĚ (2003). , PAG. 49).4

Me baso en Julio Costoso Baroja, en la metodolog√≠a que emple√≥ para su libro Las brujas y su planeta. Asegura que ‚Äúa fin de que ocurra la hechicera o la hechicera o el mago (cada uno de ellos con sus propios atributos), tienen que existir unas construcciones particulares seg√ļn las que marcha la sociedad‚ÄĚ (2002, partido popular. 20-21).

Para Costoso Baroja debe existir una ‚Äúiniciativa especial de lo que hay de real en el planeta habitado por la hechicera, y mucho m√°s a√ļn, investigar lo que piensan que es verdadera quienes se piensan v√≠ctimas de √©l; pues hay que indicar que la informaci√≥n que poseemos sobre la Brujer√≠a, y especialmente sobre la Brujer√≠a, es considerablemente m√°s abundante del lado del que cree en las brujas que del lado del que se cree hechicero o brujo‚ÄĚ (2003). , p√°gs. 18-19).

La antig√ľedad tradicional o el planeta tradicional tiene relaci√≥n a la Edad Vieja de las civilizaciones griega y romana.

Salvo que se indique lo opuesto, todas y cada una de las cursivas son auténticos.

De este modo, en el planeta tradicional, la magia beneficiosa no solo era legal, sino más bien aun indispensable, en tanto que había expertos que se dedicaban a ella, como curas y médicos. No obstante, en un ambiente mucho más diario, en el momento en que alguien deseaba hallar una meta, podía recurrir a medios alén de los naturales para lograrlo, mediante un mago o un sacerdote, o una hechicera (Costoso Baroja, 2003).

En el momento en que éramos brujas

La habitual imagen que disponemos de una hechicera es la de una anciana volando por el cielo sobre una escoba. Comunmente se asocia a ritos demon√≠acos y asimismo a la b√ļsqueda de la fertilidad o del exitaci√≥n sexual. Figuras afines se muestran en pr√°cticamente todas las etnias y en todos y cada uno de los pa√≠ses y temporadas. Mujeres que practican la magia negra o el ocultismo y que tienden a ser perseguidas por las autoridades pol√≠ticas y, eminentemente, religiosas. Una figura que el cine no pod√≠a pasar por prominente. La existencia de brujas, magos, hechiceras y nigromantes en el cine es tan abundante que hay aun un subg√©nero cinematogr√°fico sobre esto. Cine de espada y brujer√≠a.

Como todos los a√Īos, el 31 de octubre se festeja la noche de Halloween, la noche mucho m√°s terror√≠fica del a√Īo, y TCM ha listo a lo largo de todo el mes un programa particular, lleno de b√°lsamos, pomadas y hechizos y en el que las brujas van a ser los primordiales personajes principales. De este modo, observaremos t√≠tulos tradicionales como El mago de Oz, donde podemos encontrar a ‘la maligna hechicera del oeste’, considerablemente m√°s malvada que su hermana, ‘la maligna hechicera del este’, la que Dorita, interpretada por Judy Garland. , fallecido de manera accidental. Asimismo se emitir√° Me enamor√© de una hechicera, apuntada en 1958 por Richard Quine, y donde una enigm√°tica hechicera a la vida Kim Novak cautiva a James Stewart a trav√©s de entre los animales mucho m√°s socios a estas mujeres: el Gato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *