Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ D√≥nde viene el don

Dónde viene el don

Etimolog√≠a. Seg√ļn el Diccionario de la Lengua De espa√Īa de la Real Academia De espa√Īa, el t√©rmino don procede del lat√≠n dom?nus (due√Īo o se√Īor), t√©rmino que asimismo dio origen a la palabra due√Īo.

La palabra don deriva del latín donum, y se define como la excepcional o particular capacidad para realizar algo. Así mismo, quien tiene un don tiene una aptitud intelectual, física o creativa mayor a la media, en lo que puede considerarse homónimo de talento.

Se distingue de la capacidad pues se consigue o se aprende por medio de la práctica incesante, al paso que un don se acostumbra estimar algo con lo que se nace, si bien hay muchas críticas y teorías sobre esto.

Don como título

Si don procede de domń≠nus, en cambio, menciona a un t√≠tulo que antecede al nombre de pila y que refleja respeto o deferencia. En Espa√Īa, se utilizaba para distinguir a los nobles de los plebeyos.

Es pr√°ctica opinar que don procede de la expresi√≥n ‚Äúde noble origen‚ÄĚ. No obstante, la etimolog√≠a nos transporta a la citada palabra latina (domń≠nus). Si bien en la antig√ľedad se encontraba guardado a individuos de clase popular alta, hoy en dia se usa de manera general en el momento en que se quiere instaurar un trato respetuoso y cort√©s.

Don de la Piedad

La piedad, sexto don del Esp√≠ritu Beato, es la perfecci√≥n de la virtud de la religi√≥n. Si bien en la actualidad tendemos a meditar en la religi√≥n como los elementos externos de nuestra fe, de todos modos significa la intenci√≥n de venerar y ser √ļtil a Dios. La piedad transporta esta predisposici√≥n al√©n del sentido del deber, tal es as√≠ que deseamos venerar a Dios y servirle por amor, como deseamos honrar a nuestros progenitores y llevar a cabo lo que ellos desean.

El Don del Miedo del Se√Īor pone a Dios en la visi√≥n correcta. Un individuo con este don entiende la excelencia y la joya del Se√Īor. Desean servirte con lo que eres. Un individuo con el don del miedo del Se√Īor comprende qui√©n es y por qu√© raz√≥n est√° aqu√≠ con relaci√≥n a Dios; En otras expresiones, todo cuanto eres hay que a la joya, el cari√Īo, la felicidad y la perfecci√≥n de Dios.

Cuestiones y Respuestas

¬ŅDios desea ofrecer el don de lenguas a todos o solo a ciertos? La ense√Īanza de San Pablo a primer aspecto semeja ser equ√≠voca sobre este tema. En 1 Corintios 12, Pablo relata las lenguas y la profec√≠a adjuntado con otros carismas, y asegura que no todos y cada uno de los cristianos reciben exactamente los mismos carismas (12:29-30). Pero en 1 Corintios 14:5 Pablo afirma: ¬ęMi deseo es que todos habl√©is en lenguas, pero a√ļn mucho m√°s que profetic√©is¬Ľ. Entonces, en exactamente el mismo cap√≠tulo, charla de la oportunidad de que todos charlen en lenguas (14:23) y todos profeticen (14:31). ¬ŅDe qu√© forma solucionar esta aparente contradicci√≥n?

La contestaci√≥n est√° en comprender las distintas funcionalidades del don de lenguas. Las lenguas tienen la posibilidad de ser √ļtil como: (1) una se√Īal de la presencia del Esp√≠ritu (de ah√≠ la aparici√≥n de lenguas en Hechos en el momento en que la gente reciben el Esp√≠ritu); (2) un lenguaje v√°lido de oraci√≥n para nuestro desarrollo espiritual (1 Cor 14:4,18); y (3) un medio prof√©tico de dirigirse a la red social en el momento en que va acompa√Īado del carisma de interpretaci√≥n (1 Cor 14,5.27-28). Pablo se√Īala que el tercer empleo, el de regentar un mensaje a la red social (acompa√Īado de una interpretaci√≥n) forma parte solo a unos pocos, al paso que el segundo empleo, las lenguas como lenguaje de oraci√≥n, est√° disponible para todos. En el d√≠a de Pentecost√©s, por servirnos de un ejemplo, los ap√≥stoles, la Muy santa Virgen y otros muchos (unas 120 personas) ‚Äúhan comenzado a charlar en otras lenguas, seg√ļn les daba el Esp√≠ritu‚ÄĚ (Hechos 2:4). Pero prosiguieron sirviendo al Se√Īor de distintas formas, con distintos carismas para edificar el cuerpo de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *