Saltar al contenido
Inicio » Dónde nace el flamenco en España

Dónde nace el flamenco en España

Se estima que tuvo su origen en Ronda, ciudad de la Alta Andalucía próxima a la Baja Andalucía y muy relacionada con ella, y que de allí llegó al arrabal hispalense de Triana, con enorme tradición de corridos, donde se transformó en la soleá

El flamenco: un arte de raíces multiculturales

Si bien inicialmente el flamenco era solo cante, transcurrido un tiempo salió ingresando el baile y la música, primordialmente la guitarra. Esta combinación es el resultado de influencias que el flamenco recibió de etnias precedentes.

Con en comparación con cante y la música flamenca, estos están influidos por:

Historia del flamenco hasta nuestros días

Antes de nada, conozcamos el origen de la palabra flamenco, esto, como nuestro flamenco, es un secreto. Hay cientos de teorías, pero la mucho más creíble es la de Blas Infante, quien asegura que la palabra es árabe y significa «campesino errante» («Felah-Mengus»).

Si bien no entendemos el origen exacto del flamenco, la verdad es que Cervantes ahora charlaba de él en su obra “La Gitanilla” de 1613.

Cuál es el origen del flamenco ?

Si hay un consenso general en el planeta académico de que el flamenco tiene su origen en tierras de la Baja Andalucía, asimismo lo hay en el instante, en el siglo XVI. XVIII, en el que los cantes y bailes que allí se desarrollaban pasaron a nombrarse «flamencos», entre sus andaluces y gitanos.

Es hacia el siglo XV en el momento en que se registra en la crónica de la Península Ibérica la primera llegada de la red social gitana a Francia. Pero fue en el sur de la península donde se asentó la mayor parte y donde convivieron con árabes y judíos, cuyas tradiciones y manifestaciones culturales compartieron a lo largo de varios siglos, permutando y mezclando formas musicales y prácticas.

Etimología de la palabra flamenco

El nombre que recibe este arte, “flamenco”, puede ser una deformación del árabe “felag-mengu” (campesino refugiado) y felagenkum o flahencou (árabe). canciones de las Alpujarras). No obstante, en un sentido afín al de hoy, el término no hace aparición antes de 1836, con lo que no es muy probable que proceda de 350 años antes con la reconquista de Granada y la inquisición. Hay que buscar otro sendero: “flamenco” procede del argot de finales del siglo XVIII y principios del XIX, en el que significaba “farruco”, “pretencioso”, “cubierta y espada”. Todavía tiene esa pluralidad de significados. En el momento en que mencionamos, por poner un ejemplo, “no emplees flamenco” es como decir “no seas fanfarrón”. El nombre de flamenco asimismo se le dio a los gitanos en vez de llamarlos «gitanos», puesto que se utilizaba de forma desdeñosa, puesto que hasta el reinado de Carlos III los gitanos no disfrutaban de igualdad.

Otros expertos aseguran que fue la esbelta silueta de piernas largas de los cantaores de los siglos XVIII y XIX -de manera comparable a la pierna extendida del flamenco-, lo que la produjo. Asimismo se dijo que el nombre procede de las propias especificaciones del canto -«flamingo»-.

Improvisación

La improvisación en el baile flamenco se encuentra dentro de los elementos mucho más esenciales y propios de este género.

El baile flamenco supone dedicación, pasión y concentración. Es un estilo que necesita que los giros, palmas y talones sean una alternancia de movimientos fluidos y suaves que se detienen en seco. Esto causa que las actuaciones de los artistas flamencos resalten considerablemente más, dando mucho más emoción a sus espectáculos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *