Saltar al contenido
Inicio » Dónde están los payos

Dónde están los payos

Payos o payanos es el nombre que recibe un conjunto indígena americano que hasta el siglo XVIII habitó la costa sureste de la isla de Chiloé, en el sur de Chile.

Encontrando su sitio entre gitanas y gitanas

Al comienzo, Sandra sintió que no encajaba “ni aquí ni allí”, ni entre gitanas ni gitanas. “Te comienzan a instruir que en la familia gitana las cosas son salvajes, descuidadas, que no tienes idea de qué forma comportarte. Y que esta bien payo, y mira como charla, se cree mas que absolutamente nadie. Sandra recibió estos mensajes de sus familias materna y paterna. “Mis progenitores se apartaron en el momento en que yo tenía 9 años. Medré en este vecindario con mi madre y en Cártama con mi padre. Llegué aquí y era salvaje, y en el momento en que fui a Cártama se encontraba bien, chic”.

Está sentada en su espaciosa cocina con las piernas cruzadas sobre una silla. Es simpática, apacible y cautelosa. La preocupación por no herir a absolutamente nadie de la familia está que se encuentra en todo el comunicado. No mide sus expresiones, pero presta atención a de qué forma trasmitir su mensaje de una forma que no sea ofensiva.

¿Qué tienes que tomar en consideración para proceder a la Cascada de Los Payos?

Si disfrutas el ámbito de selva y montaña, aparte de tener en consideración que te agradará bastante el sitio, has de saber que puedes perder de forma fácil la seguridad al pisar piedra mojada o con musgo, y que andas en un contexto natural absolutamente virgen (y distanciado de emergencias y shoppings).

Transporta tu comida, viaja con bastante precaución, no vayas solo, solicitud las condiciones meteorológicas, déjate apresar por la naturaleza y no tires basura.

The Nat Geo Gaze

Antes de ingresar en el interrogante primordial del enfrentamiento (¿la red social está apropiadamente representada? ¿Hay estereotipos? ¿Es únicamente una película, no intentando de representar para toda la red social ?), me impresionó bastante la mirada que adopta la cámara, el género de cosas que graba y de qué manera las hace: el directivo nos muestra todos y cada uno de los estereotipos que disponemos los gitanos, pero asimismo esa mirada antropológica de alguien que se ha insertado en una red social extraña y nos la exhibe «desde dentro». El directivo abusa de esa mirada reportaje, “antropológica” como lo llama un amigo gitano, llega a entender el planeta gitano; observamos los clisés gitanos de la A a la Z: el mercado, el culto, la celebración, la solicitud, el roneo, el machismo, la homofobia (lesbofobia), los primos, la marginalidad, las palmas… como vérité, con una cámara en mano, que entra en las viviendas de los gitanos hasta la cocina, verdaderamente. Y varios afirmarán: “pero eso es una parte de la red social gitana, de su situación”. Pero hay alguna confusión gracias a una doble forma de filmar durante la película: las situaciones “reportajes” nos dan una sensación de situación, y las situaciones mucho más desarrolladas nos dan una imagen “falsa”. Entonces… ¿es “únicamente una película” o es un “reportaje”? La directiva mezcla los 2 idiomas cinematográficos, a fin de que siempre y en todo momento salga ganando: si la culpan de no ser verdadera, asegura que es solo ficción; si la culpan de ser bastante falsa, asegura que lo que hace aparición “es verdadera”.

Y es posible que sea “real”, pero ese no es el punto. Un inconveniente de la película es que no cuestiona a la sociedad mayoritaria: prácticamente no hay payasadas ni payasos, y si bien hay una corto escena de discriminación en el momento en que entre las chicas busca trabajo, la película está ambientada al cien%. planeta gitano cerrado, donde no se aborda la interacción con la red social paya. Si a esto le sumamos el doble exotismo (gitana y lesbiana: el morbo está servido, la interseccionalidad al límite), es ineludible una aproximación fílmico a los “payasos curiosos”, si bien la intención sea “ofrecer voz a las gitanas” (tal y como si no hubiese no éramos), o echar una mano caritativa en la pelea contra la lesbofobia (“Amigas lesbianas gitanas, oprimidas por tu pueblo, venimos a salvarte”).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *