Saltar al contenido
Inicio » Cuáles son las cinco heridas de la infancia

Cuáles son las cinco heridas de la infancia

– Máscara de abandono y dependencia. – Degradación y también insulto masoquista. – La traición y enmascaramiento del controlador. – La injusticia y la máscara del recio.

La psicología nos acerca a la iniciativa de que el avance infantil no solo condiciona la capacitación de la personalidad, sino más bien asimismo nuestras relaciones en la vida adulta. Comprender qué género de vivencias nos han marcado es primordial para detectar aquellas que quizás nos hicieron daño y poder sanar esas lesiones; eludiendo que nuestros hijos asimismo los sufran y conservando inconscientemente el período.

Si bien varios recuerdan la niñez como una época feliz, es común que nos hallemos y también identifiquemos con una o múltiples de esas lesiones aproximadamente profundas que secretamente nos arrastran a determinados síntomas, fallas o patrones que repetimos sin ser siendo consciente de; imposibilitándonos enfrentar una vida adulta sana y resiliente. Acostumbran a contestar a enfrentamientos no resueltos, desamor, ocasiones traumáticas o aun distorsiones de una situación supuestamente inocua que, no obstante, se interpreta como amenazante.

Máscaras de adulto para tapar lesiones de la niñez

Frente todas las 5 lesiones de la niñez, la gente edificamos “máscaras” que nos dejan defendernos en el momento en que la herida se reactiva en el Presente. Ciertas máscaras son mucho más evidentes, otras mucho más difusas. ¡Conozcámoslos!

Alguno de estas ocasiones puede ser interpretada por el niño como una situación de abandono:

Injusticia

Las lesiones sentimentales por la injusticia entran en juego en los hogares donde están los primordiales cuidadores frío y autoritario. La demanda excesiva crea sentimientos de ineficacia y también inutilidad, tanto en la niñez como en la vida adulta.

Albert Einstein resumió realmente bien esta iniciativa con su famosa oración “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su capacidad para escalar a un árbol, va a vivir toda su historia suponiendo que es un imbécil.»

– Temor al rechazo

La carencia de precaución, el castigo o el acoso escolar tienen la posibilidad de nos hacen sentir excluidos de los círculos sociales.Además de esto, las vivencias de rechazo vividas desde etapas en las que no entendemos admitir que no es nuestra culpa provoca que no admitamos un trato digno en la vida adulta. el rechazo quiere decir que tampoco nos encontramos expuestos a recibir votaciones del resto y pasamos mucho más tiempo solos

Las lesiones infantiles tienen la posibilidad de llevarnos a adoptar formas de proceder antisociales a nuestra forma de accionar, puesto que tenemos la impresión de que el resto fueron predadores en el momento en que éramos atacables, incorporamos a nuestra forma de meditar la iniciativa de que la vida es una guerra abierta contra el resto, a fin de que el resto se transformen en amenazas o probables medios para lograr los objetivos deseados.

Herido: Rechazo

Tiene relación a vivencias en las que sentimos que no fuimos absolutamente admitidos por nuestro cuidador. Esta percepción puede proceder de una experiencia clarísima de rechazo, tal como de vivencias que fueron interpretadas como semejantes. Quizás en ese instante no podíamos comprender lo que verdaderamente les pasaba a nuestros cuidadores. Nos puede conducir a desarrollar estándares como:

  • Batallar por la perfección: intentar no cometer fallos y jamás ser criticado.
  • Sé complaciente: Impide desagradar a la gente a fin de que jamás se enfaden con nosotros.
  • No ser genuinos en nuestras relaciones: En un intento de agradar, tenemos la posibilidad de tender a amoldarnos bastante a la gente para ser amadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *