Saltar al contenido
Inicio » Cuál fue el error de Noé

Cuál fue el error de Noé

Noé era un hombre justo y no obstante tomó vino y se emborrachó; el Señor no lo abandonó de ahí que, ya que retuvo todo el poder de su sacerdocio; y en el momento en que Canaán lo acusó, él maldijo a Canaán a raíz del sacerdocio que tenía; y el Señor respetó su palabra y el sacerdocio que tenía, pese a su borrachera, y la…

Es atrayente ver que la génesis del pensamiento racista se ubica en el instante mismo de la expansión marítima europea, la XVI, si bien tiene ciertos antecedentes precedentes. La ideología dominante de la temporada procuró y halló una justificación religiosa para la presunta superioridad racial europea. En este sentido, la “Maldición de Noé” consigue un empleo de hoy. Si bien la Biblia no afirma nada sobre el origen de las etnias (el Talmud sí), la interpretación de hoy del siglo XVI era que los hijos de Noé brindaron origen a las distintas etnias humanas.

Y exactamente Ham o Châm era el hijo de Noé que había abochornado a su padre, ganándose su maldición, y el que había dado origen a los pueblos negros. Este estigma bíblico es un tema recurrente en la descalificación de los negros, y asimismo el que justifica su esclavización. Exactamente el mismo Noé habría pronunciado la condena centrándola en el hijo de Cam, Canaán:

¿Quién fue maldito?

Es el hijo de Noé, Cam, quien actuó irrespetuosamente. Pero en el momento en que Noah se lúcida y revela el accionar de su hijo, ¡maldice a su nieto! ¿Por qué razón es esto? En el momento en que observamos mucho más de cerca, observamos que la maldición no está apuntada en lo personal al hijo de Cam, Canaán, sino más bien a la nación que vendría de él. Esencialmente, la predicción es que los cananeos van a ser dominados por los descendientes de los otros hijos de Noé.

Es esencial indicar que la maldición relata a Canaán, no a los otros hijos de Cam, Cus, Mizraim y Phut. En términos en general, estos otros tres pequeños son los ancestros ​​de los pueblos africanos (probablemente etiopes, egipcios y libios).

Herir a una autoridad, en el contexto bíblico, es herir a Dios. Pues Él es la fuente de autoridad. En el momento en que faltas el respeto a una autoridad, tomas un sendero peligrosísimo, por el hecho de que empiezas a rebelarte contra exactamente el mismo Dios, ya que Su Palabra nos enseña: «… por el hecho de que no hay autoridad sino más bien de Dios, y las que hay, por Dios fueron establecidas». ”, Romanos 13:

Comprenda mucho más sobre por qué razón Noé maldijo a su hijo Cam, como se ve en la novela de Génesis, observando el próximo vídeo (11 minutos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *