Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cu√°l es el poder de leer la mente

Cu√°l es el poder de leer la mente

Espec√≠ficamente, la lectura de la cabeza se conoce en psicolog√≠a como ¬ęmentalizaci√≥n¬Ľ, y se interpreta como la aptitud de capturar pistas de accionar para entender lo que un individuo est√° pensando y no diciendo, por poner un ejemplo, en el momento en que es sarc√°stica o enga√Īa, como se asegura en el producto anunciado por

Por Elizabeth Landau

(CNN) ‚ÄĒ Lo que escribimos online puede ser detenido, filtrado y publicado, pero nos agradar√≠a meditar que los pensamientos y las im√°genes en nuestras psiques son absolutamente privado.

A√Īadir velozmente

Para empezar el ejercicio tienes que procurar concentrarte en las respuestas a ciertas cuestiones, tratando resolverlas lo mucho más veloz viable. Calcula de manera rápida el resultado de las próximas operaciones matemáticas:

Cuestiones:

Teor√≠a de la cabeza: la aptitud de ‚Äúmeditar que piensa lo que piensas‚Ķ‚ÄĚ

La teor√≠a de la cabeza, acu√Īada por el antrop√≥logo y sic√≥logo Gregory Bateson, define la aptitud de la gente para entender y pensar sobre su estado mental y asimismo el del resto. Un an√°lisis de la Facultad de Wisconsin-Madison asimismo se√Īala algo importante.

Una sección fundamental que estimula nuestro confort es la aptitud de razonar sobre los pensamientos, opiniones y sentimientos del resto y de este modo poder adivinar sus respuestas y acciones. Un caso de muestra de esto es ver a nuestra pareja llegar a casa estresada y también irritable, y sospechar que probablemente halla tenido un mal día en el trabajo.

Comerse los labios

Otra forma de ‚Äúleer la cabeza‚ÄĚ es ver en el momento en que tu interlocutor se muerde los labios. Radica en una despacio mordida del labio inferior o superior.

Este ademán quiere decir que la persona significa algo, si bien no se atreve; En la mayoría de los casos, la multitud no afirma lo que piensa pues piensa que ofenderá a el resto.

Percepción de expresiones sentimentales. Aptitud para atribuir deseos, pretenciones y opiniones a el resto

Los estudiosos dise√Īaron m√ļltiples tareas experimentales, con la meta de estudiar con mayor precisi√≥n todos los instantes evolutivos en los que se consiguen las capacidades primordiales para entender la cabeza, tanto nuestra como nuestra. y la del resto. Entre las √°reas mucho m√°s estudiadas entre las citadas previamente es la segunda, donde hallaron que a la edad de 3-4 a√Īos, por norma establecida, se lleva a cabo la aptitud de entender que otros tienen la posibilidad de tener opiniones falsas, al paso que entre las edades de A los 6 y 7 a√Īos ya se puede entender las representaciones mentales del resto y atribuir falsas opiniones a el resto. No obstante, gracias a la dificultad del sistema de cognici√≥n popular y de las distintas √°reas del cerebro implicadas en √©l, entendemos que el puzzles que integra el cerebro de un individuo competente en cognici√≥n popular no se completa hasta la adolescencia tard√≠a.

La etolog√≠a estudia de qu√© manera los animales tienen la capacidad de planear sus acciones en beneficio de la red social popular o emplear t√°cticas para mentir al enemigo. Colaborar y asimismo desafiar a los compa√Īeros necesita, en cierta forma, examinar, predecir y manejar el accionar del resto. Esto supone una aptitud cognitiva ‚Äď tosca en la situacion de los antropoides ‚Äď para entrar o admitir el estado mental del otro, probablemente creada como una virtud evolutiva en las especies sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *