Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ Cu√°l es el masculino de bruja

Cu√°l es el masculino de bruja

Una hechicera (en masculino, una hechicera) es un individuo que ejerce la brujería.

Absolutamente nadie ignora la vieja creencia que vincula a la mujer con el mal y el poder demoníaco. Las secuelas de esta identificación serían catastróficas para enormes conjuntos de mujeres a lo largo de los siglos XVI y XVII, en el momento en que la intensificación de este vínculo provocó la persecución de las brujas en una gran parte de Europa.

Para comprender las causas que contribuyeron a consolidar esta relaci√≥n supersticiosa, debemos remontarnos al pensamiento m√°gico primitivo. O sea com√ļn a la mayor parte de las etnias conocidas y responde a planteamientos vitales. El hombre tiende a detectar las opiniones basado en un chato espacial donde lo bueno y lo positivo se sit√ļan arriba en el cielo donde est√° el sol, la luz y la vida. La parte de abajo, por su parte, se ajusta a la tierra y est√° reservada para las tinieblas, los seres malvados y su infierno… en resumen, la desaparici√≥n. El cielo es asimismo un espacio marcadamente masculino. Hay poder y paternidad. Su contrario, la tierra, representa lo femenino, la fertilidad y la maternidad, pero asimismo, como ahora se dijo, la desaparici√≥n.

Brujas y feminismo

Fue el movimiento de liberación de la mujer de la década de 1970 el que avivó el interés por la caza de brujas, dando cuenta de este desarrollo histórico de persecución que dio sitio a una mujer doblegada, recluída al hogar y sumisa. Estas feministas fueron las que se identificaron con el destino de las brujas como mujeres perseguidas por combatir contra el sistema.

El movimiento W.I.T.C.H (‚Äďbruxa, por sus iniciales en ingl√©s Women’s International Conspiracy from Hell) recobr√≥ su legado como s√≠mbolo de la mujer liberada del dominio patriarcal. Vest√≠an de negro y ten√≠an activismo callejero.

La hechicera protegía y resguardaba el saber. Ella fue la encargada de transmitirlo de generación en generación.

La palabra ¬ębruxa¬Ľ en castellano no se conoce precisamente de d√≥nde viene, ni su concepto original. Semeja que la etimolog√≠a inicial de la palabra es con ¬ęx¬Ľ, con lo que en su forma mucho m√°s primitiva ser√≠a ¬ęhechicera¬Ľ en catal√°n.

El primer archivo en el que hace aparici√≥n esta palabra data del siglo XIII. La mayor parte de los investigadores tienden a meditar que tiene la posibilidad de tener or√≠genes ib√©ricos o celtas. Por otra parte, hay expertos que asocian esta palabra con el lat√≠n vulgar ¬ęvoluxa¬Ľ, que significa ¬ęque vuela¬Ľ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *