Saltar al contenido
Inicio » Cuál es el cáncer que no tiene cura

Cuál es el cáncer que no tiene cura

El término de cáncer metastásico o metastásico hace referencia al cáncer que se ha esparcido desde el lugar de origen a otras unas partes del cuerpo. Los cánceres que se han esparcido de manera frecuente se piensan avanzados en el momento en que no se tienen la posibilidad de sanar o supervisar con régimen.

La localización en el cerebro

La localización del tumor puede influir en el género de régimen que puede recibir. Por poner un ejemplo, la cirugía es el régimen primordial para la mayor parte de los tumores cerebrales. Pero ciertas secciones del cerebro son mucho más bien difíciles de operar que otras. Esto incluye áreas próximas a los nervios que administran la visión, el bulbo raquídeo, la medula espinal o áreas próximas a los primordiales vasos sanguíneos.

Los cánceres mucho más diagnosticados en el mundo entero en 2020 fueron (datos de la OMS para 2021):

  • Cáncer de mama (2,26 millones de casos) )
  • Cáncer de pulmón (2,21 millones de muertes)
  • Cáncer colorrectal (1,93 millones de casos);
  • Cáncer de próstata (1,41 millones de casos);
  • Cáncer de piel (no melanoma) (1,20 millones de casos)
  • Cáncer gástrico (1,09 millones de casos)
  • Próstata — 21,7 %
  • Pulmón — 8,9 %
  • Colorrectal — 7,8 %
  • Vejiga 4,5 %
  • Melanoma cutáneo — 3,4 %

¿Qué es el cáncer de pulmón? ?

El cáncer de pulmón empieza en la célula. La célula es una unidad básica que forma los tejidos y órganos de nuestro cuerpo, entre aquéllos que están los pulmones. En condiciones normales, las células se dividen y dan sitio a novedosas células que sustituyen a las que mueren debido al daño o al envejecimiento. No obstante, en ocasiones este desarrollo de remplazo se sale de control y las células se dividen innecesariamente, o las células dañadas no mueren pero son imperfectas. Esto causa que se amontonen formando lo que llamamos un tumor. Los conjuntos de células o tumores tienen la posibilidad de ser buenos (en la mayoría de los casos, no intimidan la vida) o malvados. Estos últimos son lo que llamamos cáncer y tienen la posibilidad de poner en riesgo la vida de la persona.

Una vez formado el cáncer, una parte de las células que lo conforman tienen la posibilidad de desprenderse y ingresar en los vasos linfáticos o sanguíneos y moverse a otras unas partes del cuerpo, como huesos, hígado, cerebro, etcétera. En estos sitios tienen la posibilidad de hacer nido y multiplicarse, dando rincón a eso que conocemos como metástasis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *