Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ C√≥mo se llaman los payos

Cómo se llaman los payos

Los Payos Datos En general Etiqueta(s) Hispavox Integrantes Eduardo Rodríguez Rodway Luis Javier Moreno Salguero José Moreno Hurtado

DEFINICI√ďN: La palabra ‘payo’, en su definici√≥n mucho m√°s usada en Espa√Īa, es la que se utiliza entre el pueblo gitano para detallar a un individuo que no forma parte a ese conjunto √©tnico. En otras expresiones, un ‘payo’ es un individuo que no es gitana. Otras definiciones son ‘desinformado o grosero’ y ‘aldeano’.

Tenga precauci√≥n de no confundir ‘payo’ con ‘payador’. El payador es una suerte de trovador que improvisa versos con acompa√Īamiento de guitarra. La creaci√≥n de estos versos se conoce como ‘payar’ y es habitual en Bolivia, Chile y Argentina. Los versos acostumbran a narrar hechos o sentimientos de la vida diaria rural, y tienen la posibilidad de tener un car√°cter buc√≥lico, tr√°gico o sarc√°stico.

Estereotipos gitanos

¬ęAl medrar no sent√≠a que no pertenec√≠a a la sociedad, pero eso es por mi fachada f√≠sica¬Ľ. Sandra no encaja en los clis√©s, estereotipos, prejuicios o ideas preconcebidas de lo que es una gitana. Pero no son solo los estereotipos que disponemos los payasos, asimismo hay gitanos que creen en estos clis√©s. ‚ÄúNo encajo en el estereotipo gitano. Para m√≠, dado que ser gitano implique charlar de determinada forma me sobrepasa‚ÄĚ. En verdad, Sandra no solo no posee el mucho m√°s m√≠nimo asomo de gitana, asimismo tiene algo de acento malague√Īo.

Sandra tampoco aguanta los estereotipos de de qu√© forma se comportan o se manifiestan los gitanos o el t√≥pico de que no son muy higi√©nicos. ‚ÄúAhora entr√© a un autoservicio con mi padre y de manera autom√°tica el guarda de seguridad tras m√≠. Que te vamos a mentir, enga√Īarte, todo lo mencionado me molesta bastante‚ÄĚ.

¬ŅDe qu√© raza son los Mercheros?

Pero, ¬Ņqu√© es la carrera Merchera? Los mercheros, asimismo llamados ¬ęquinquis¬Ľ, son una etnia n√≥mada encargada de la ferreter√≠a. No tienen jefes ni autoridades en sus comunidades, y tienen pr√°cticas en varios puntos afines a los gitanos habituales, pese a no comunicar con ellos su origen √©tnico. ‚Ķ

El quinqui o lengua romana es una lengua hablada en Espa√Īa √ļnicamente por los merccheros o ferreteros, una vieja etnia n√≥mada que en este momento est√° asentada en distintas zonas del pa√≠s. Tiene dentro elementos afines, pero no iguales, a Cal√≥, German√≠a y Erromintxela.

Sarkozy frente al Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Juan de Dios Ram√≠rez, presidente de la Uni√≥n Gitana De espa√Īa y primer diputado gitano al Parlamento Europeo (nacido exactamente en Andaluc√≠a), al per√≠odico El Pa√≠s que ¬ęAndaluc√≠a es el modelo. Desde un criterio cultural, no desde un criterio de justicia popular. Podr√≠a constituir un modelo de convivencia popular para los gitanos de todo el planeta. Al referirse a esta red social, es bien dif√≠cil decir si se agitan los andaluces o los gitanos andaluces¬Ľ.

Pero Espa√Īa puede dar considerablemente m√°s ideas. En un campo tan esencial como la educaci√≥n, por poner un ejemplo, los centros de educaci√≥n particular (o ‚Äúcomplementarios‚ÄĚ como acostumbraban a nombrarse) est√°n dejados desde los a√Īos 80. Desde ese momento, todos y cada uno de los peque√Īos gitanos van a la escuela con sus compa√Īeros gitanos. Se prosigue registrando una tasa de absentismo pr√≥xima al 30% entre los gitanos, pero lo que cuenta es que el 94% de ellos completa la escolarizaci√≥n. Todo el planeta tiene ocasiones, al tiempo que en la Rep√ļblica Checa, por poner un ejemplo, hasta recientemente los peque√Īos roman√≠es deb√≠an ayudar a academias destacables, pr√°cticamente sin opciones de seguir sus estudios. Asimismo es verdad que Espa√Īa tampoco es un para√≠so para los gitanos: s√≥lo algunas de las pr√°cticas gitanas est√°n aprobadas por la poblaci√≥n y todav√≠a se tienen la posibilidad de ver casos de intolerancia. Pero pese a todo se tienen la posibilidad de ver los frutos del trabajo iniciado desde el periodo de tiempo de transici√≥n tras la desaparici√≥n de Franco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *