Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ C√≥mo se llaman los magos de la naturaleza

Cómo se llaman los magos de la naturaleza

Seguramente conoces o has o√≠do charlar de los Reyes Magos. Hablamos a Melchor, Gaspar y Baltasar, que ven√≠an de Oriente acompa√Īados de un camello, un caballo y un elefante para conocer al ni√Īo Jes√ļs. Los 3 Reyes de la Naturaleza Mexicana.

Las escaleras ser√≠an angostas. Llegar√≠an a ellos tras pasar por habitaciones f√ļnebres, decoradas con notas musicales alarmantes y pinturas locas. Los visitantes parisinos adinerados, abochornados, con los sentidos subvertidos, descend√≠an hasta quedar apretados en una habitaci√≥n obscura y h√ļmeda. De este modo, correctamente sugeridos, agradecer√≠an la visita al or√°culo: una cabeza parlante que, sentada sobre una mesa, charlaba con voz profunda, tal y como si viniese de otro planeta. La iniciativa funcion√≥, pero el espect√°culo dur√≥ lo que le cost√≥ a un conjunto de j√≥venes contentos perder el respeto por la joya, tom√°ndola como blanco. Entre las est√©riles protestas sobre el pecho, descubrieron la capacidad de su constructor para poner esp√©culos bajo la mesa y explotar las leyes de la √≥ptica, en tanto que el cuerpo invisible se ocultaba tras ellos. Una veta art√≠stica pragm√°tica y un conocimiento cient√≠fico destacable le valieron a Jean-Eug√®ne Robert-Houdin labrarse una reputaci√≥n como enorme mago en la √©poca del siglo XIX y despu√©s como precursor de la magia actualizada. Su ingrediente misterio, bastante para asombrar a los cient√≠ficos que entonces comenzaban a estudiar el electromagnetismo, todav√≠a es bastante com√ļn: ¬ęLo mismo que desplaza la ciencia desplaza la magia: la curiosidad¬Ľ, afirma Javier Hern√°ndez-Andr√©s, instructor del departamento de √ďptica de la la Facultad de Granada. Entre los oc√©anos donde la curiosidad se sumerge con √≠mpetu forma parte al campo de estudio de este mago aficionado: el teatro al aire libre, donde la luz y el color proponen sus espect√°culos visuales. Pero hay que comprender ver para poder ver, en ocasiones, las nubes que reflejan el sol m√ļltiples ocasiones, en un halo, tal y como si fuesen m√ļltiples estrellas, lo que se conoce como parhelio; atrapar el rayo verde refulgente que reluce en el horizonte al atardecer, con un color digno del para√≠so, seg√ļn Julio Verne; distinguir los terrenos donde las luces de las auroras, tras el choque de las part√≠culas cargadas del viento del sol con las part√≠culas de ox√≠geno y nitr√≥geno de la atm√≥sfera, consiguen su m√°ximo esplendor. Es requisito comprender ver a fin de que, despertando la curiosidad, la cabeza ilumine una explicaci√≥n.

Colores y luz La naturaleza de la luz y el color es por supuesto id√©ntica… para los legos; Por el hecho de que son conceptos muy dispares. El primero es, t√©cnicamente, una banda de radiaci√≥n del fantasma electromagn√©tico, el grupo de ‚Äúondas electromagn√©ticas que los humanos somos capaces de sentir con nuestro sistema visual‚ÄĚ, define Hern√°ndez-Andr√©s. El sistema, compuesto por los ojos y el cerebro, solo es sensible a ondas cuyas longitudes de onda cambian entre 380 y 780 nan√≥metros. En cambio, ‚Äúel color no es una cualidad f√≠sica de la luz, sino m√°s bien una percepci√≥n que se genera en nuestro entendimiento‚ÄĚ. Tanto los profanos como los cient√≠ficos aprecian la hermosura colorida de la luz y la panoplia de fen√≥menos √≥pticos que la acompa√Īan, si bien solo los √ļltimos ahondan en sus explicaciones f√≠sicas. Es simple conseguir referencias al arco√≠ris secundario: cada arco tiene un hermano mayor que se ve, considerablemente m√°s obscuro, encima. Pero el tercer arco√≠ris, o el cuarto orden, no son diversiones para amenizar los d√≠as en el agua. Son, mucho m√°s bien, temas dignos de los fanaticos del backstage al aire libre, los interesados de la luz y el color festejan cada tres a√Īos un congreso, el Light and Color in Nature (Luz y color en la naturaleza), que va a llegar a Granada en 2016. ‚ÄúVisto que sea un conjunto parcialmente peque√Īo de estudiosos -entre 60 y 80, precisamente- y que se re√ļnan cada tres a√Īos los transforma en una suerte de familia‚ÄĚ, afirma Hern√°ndez-Andr√©s, quien los va a recibir para el esencial acercamiento. Una familia muy productiva, si bien no es moco de pavo comprender el aspecto pr√°ctico de sus ocupaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *