Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ C√≥mo se llama el diablo de la envidia

Cómo se llama el diablo de la envidia

Sat√°n y Sat√°n es el nombre muy habitual del demonio, es hebreo y significa contrincante u contrario. Este √ļltimo nombre forma parte a todos y cada uno de los diablos, pues todos nos persiguen. En el momento en que el enemigo trata de envidiar, lleva por nombre Satan√°s, pues el envidioso siempre y en todo momento es opuesto a su pr√≥jimo, que quiere la infelicidad.

(ZENIT – 12 de noviembre de 2019).- El demonio es receloso de la naturaleza humana, ¬ęno puede tolerar¬Ľ la encarnaci√≥n: es ¬ęla ra√≠z de nuestros males, de nuestras tentaciones, es la ra√≠z de nuestros guerras, apetito, todas y cada una de las cat√°strofes de todo el mundo‚ÄĚ, ha dicho el Papa Francisco en la Misa del 12 de noviembre de 2019, en Casa Santa Marta.

En la homil√≠a, Francisco medit√≥ la primera lectura (Sb 2, 23). -3,9): ¬ęDios cre√≥ al hombre para la incorruptibilidad, lo logr√≥ imagen de su identidad. Por los celos del demonio entr√≥ la desaparici√≥n en el planeta¬Ľ.

Historia

Dir√≠ase que Leviat√°n es un enorme monstruo marino, que fue enviado a la tierra para representar el mal. Su nombre significa ¬ęserpiente retorcida¬Ľ o ¬ępez grande¬Ľ y esta inexorable criatura surge en la mitad de fuertes tormentas para terminar con todo el que que se cruza en su sendero.

En varias historias se ense√Īa que era una suerte de cocodrilo con incontables escamas que hac√≠an su piel inescrutable a cualquier ataque que recibiese, en otras que tiene mucho m√°s de una cabeza para producir a√ļn mucho m√°s destrucci√≥n.

Otros estos sobre la envidia explicados para peque√Īos

Proseguimos repasando estos fabulosos sobre la envidia. ¬ŅQu√© tal estos?:

21. ‘La envidia de un amigo es peor que el odio de un enemigo’. M√°s que nada pues la envidia de un amigo es una traici√≥n grave a alguien en quien conf√≠as. No obstante, no esperas nada bueno del enemigo, con lo que no te sorprender√° si te envidia.

¬ŅQu√© le pasa a la persona levantada?

Es bastante com√ļn cuestionarnos por qu√© raz√≥n el envidioso envidia, pero tendemos a menospreciar el lastre que esto piensa para el envidiado. Dado que el resto te envidien es un aut√©ntico padecimiento, te distancia de la verdad y crea desconfianza.

Hay ocasiones en las que los envidiados ahora no tienen idea quiénes son sus amigos o contrincantes, en quién confiar. Aun empiezan a cuestionarse si su éxito les forma parte o es desagradecido, como dicen los chimentos. Esto puede aun favorecer que un sentimiento victorioso se transforme en una cadena incesante de inseguridades y adversidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *