Saltar al contenido
InicioC贸mo se le dice a alguien no gitano

C贸mo se le dice a alguien no gitano

Payo (no gitano)

Este largo comentario no quiere ser un ensayo cerrado puesto que varios cronistas y pol铆ticos est谩n familiarizados a oraciones sobre fen贸menos que conocen superficialmente. La cr贸nica de los gitanos es bastante complicada y es un grito en el cielo toda vez que alguien sale a criticar o loar la llamada 鈥渃uesti贸n gitana鈥 por distintos fundamentos. La primera es que los encomios y las cr铆ticas tienden a converger para ofrecer una imagen 煤nica de los gitanos que fu茅 esmeradamente construida en todo el tiempo. Y que lo logr贸 desde criterios elaborados en las esferas del poder, cada una en su situaci贸n hist贸rica concreta, que proyectaban la diferencia cultural como un abismo irreconciliable entre conjuntos desde el que justificar la persecuci贸n 茅tnica. Seguidamente, los proyectos pol铆ticos elaborados en el 谩mbito de la democracia se han puesto en compromiso a mantener el estancamiento de un 芦inconveniente禄 que se procur贸 鈥攜 se procura鈥 solucionar sin atender a causas cient铆ficas, sin atender a tendencias partidistas y sin tener en cuenta presente especialistas en la materia. Por 煤ltimo, as铆 sea en un bar, en una reuni贸n o en el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados, un factor vital que permea el enfrentamiento es la se帽alizaci贸n continua de la voz que emite el alegato. Cualquier persona que haya le铆do o escuchado mi trabajo durante los a帽os sabe realmente bien que reivindico la relevancia de la voz gitana en la reconstrucci贸n de la historia, pero asimismo estoy en oposici贸n a remover las aportaciones de quienes estudian francamente desde fuera de la red social. Esto 煤ltimo exhibe una discusi贸n bastante madura fuera de Espa帽a, pero en este pa铆s se reitera que continuar realizando tropezar al avance cient铆fico y en llevar a cabo el lecho de intereses de tipo pol铆tico que usan a los gitanos como arma o como peque帽a bonita, seg煤n los objetivos que persigan. perseguir. procurar. busca poder. . De esta manera lo revela examinando la historia, de izquierda a derecha, Segunda Rep煤blica, Dictadura de Franco o Democracia. Los reg铆menes pol铆ticos no se salvan, ni tampoco los fantasmas ideol贸gicos que merodean por las sedes de las instituciones. En cualquier caso, se salvan personas espec铆ficas que, en ciertos instantes, se preocuparon verdaderamente por editar, en la medida de sus fuerzas, una dolorosa situaci贸n como era la situaci贸n de pobreza y marginaci贸n que padec铆an varios gitanos. Estas figuras que cayeron al lodo en la mayor铆a de los casos no tienen nombre y apellido pues los nombres de organizaciones o cargos predominaron en la historia. Para sorpresa de ciertos, estos ocultos eran frecuentemente los propios gitanos que, con la solidaridad fraguada en la persecuci贸n secular y la autorregulaci贸n de distritos donde no llegaba el derecho a la localidad, lograban salir adelante. Todo ello a fin de que el traslado de su cr贸nica y de sus complicadas vidas se transforme en un imaginario 煤nico.

T铆o Emilio, alcalde gitano de Villaverde, abril de 1979

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *