Saltar al contenido
Inicio ¬Ľ C√≥mo se hace para callar a la mente

Cómo se hace para callar a la mente

Aquieta tu cabeza Lee algo en voz alta. Leer un poema u otro contenido en voz alta puede guiarte bastante a calmarte. Escucha m√ļsica con todos tus sentidos. Si√©ntate o recu√©state y escucha un √°lbum terminado, una sinfon√≠a, una √≥pera o cuanto quieras. Relaja tus m√ļsculos con un barrido corporal.

Relajación muscular progresiva

La mayor parte de nosotros no nos ofrecemos cuenta de cu√°nta tensi√≥n contamos en los m√ļsculos hasta el momento en que act√ļa en dolores de espalda y de cabeza.

  • De qu√© forma entender si es hora de un ¬ędivorcio so√Īado¬Ľ con tu pareja

de qué forma aliviar la cabeza de la furia

En el momento en que la multitud En el momento en que En el momento en que en oposición al agobio, varios se dan cuenta de que el agobio puede agravarse al meditar no solo en el agobio presente, sino más bien asimismo en acontecimientos o inconvenientes que sucedieron anteriormente, o aun en acontecimientos que tienen la posibilidad de acontecer más adelante.

Si en alg√ļn momento has experimentado esta clase de agobio, posiblemente hayas sentido que exactamente los mismos pensamientos se repiten constantemente en tu cabeza, creando un bucle sin fin y incrementando la preocupaci√≥n. Este patr√≥n de pensamiento no solo no asiste para solucionar los inconvenientes en cuesti√≥n, sino asimismo puede entorpecer con las pr√°cticas saludables que tienen la posibilidad de contribuir a hacer paz interior, como un sue√Īo reparador.

¬ŅDe qu√© manera silenciar la cabeza?

Tranquilidad la cabeza

  1. Cuando comiences a tranquilizarte, tienes que entrenar todos y cada uno de los días.
  2. Siempre y en todo momento respira profundo y retardado antes de empezar, enfocándote en de qué forma el aire entra y sale de tu cuerpo.
  3. Siempre y en todo momento en exactamente el mismo lugar.
  4. Crea √°mbito.

Desarrollar aceptación

La aceptación no guarda relación con la resignación. Hablamos de admitir los pensamientos, entender que hay y dejarlos ir.

Si tienes una incomodidad, admite que está ahí, que viene a ofrecerte un mensaje, y listo. No está aquí para quedarse para toda la vida. Agradezca al pensamiento por alertarlo y aprenda a detectar cuándo hablamos de una preocupación fundamentada en la verdad y cuándo es algo que no merece su atención.

¬ŅDisfrutas redactar? Jam√°s lo pens√©, la realidad. Lo hago punto. Desde el instante en que era una peque√Īa, escribo en mi per√≠odico personal, en ocasiones con mucho m√°s continuidad, en ocasiones con menos continuidad… de ah√≠ que un d√≠a me percat√© de que lo utilizaba en especial en ocasiones bien dif√≠ciles, para dejar caer lastre y dejar conmuevas en el papel.

En verdad, la escritura se frecuenta emplear como procedimiento de organización de los pensamientos. Antes de redactar, pensamos en lo que iremos a redactar y si nos confundimos en el orden o no suena bien, sencillamente lo corregimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *