Saltar al contenido
InicioC贸mo sanar la herida del abandono

C贸mo sanar la herida del abandono

La herida del abandono hay que sanarla poniendo particular atenci贸n en la autovaloraci贸n y, m谩s que nada, en entender perdonar, en liberarse de ese pasado como quien corta el hilo de un globo oscur铆simo y lo deja ir. Si bien por supuesto este es un paso realmente dif铆cil de conseguir.

En varias oportunidades hemos visto en solicitud que varios pacientes tienen tendencias en su accionar que les llevan a sentir un enorme malestar. Pese a ser siendo conscientes de que su forma de enfrentar las adversidades y administrar sus conmuevas les crea inconvenientes, no tienen la posibilidad de eludir continuar comport谩ndose como lo hacen y esto les crea bastante padecimiento. Lo que no tienen idea es que, frecuentemente, estas tendencias ocultan lesiones sentimentales producidas en la ni帽ez.

Abandono

El sentimiento de abandono tiene la posibilidad de tener m煤ltiples or铆genes. Por servirnos de un ejemplo, nos quedamos a la deriva en el momento en que perdemos nuestros trabajos y no logramos hallar la forma de reintegrarnos al mercado de trabajo. Continuamos perdidos, como ese ni帽o que es descuidado por su madre o su padre a temprana edad, o como ese hombre que, un d铆a, al llegar a casa, revela la vivienda vac铆a y la sepa de la mujer que amaba.

El abandono infantil acostumbra ocasionar inconvenientes de estilo de apego que se expresan en la edad avanzada.

El enorme encontronazo de la herida del abandono

Varios de nosotros pasamos toda nuestra vida con profundas lesiones de la ni帽ez que no conseguimos solucionar. Es posible que hayamos probado muchos g茅neros de terapias, haciendo un trabajo nuestra autovaloraci贸n o seguridad o abri茅ndonos a la espiritualidad, y si bien todo lo mencionado nos puede traer un enorme beneficio, no es hasta el momento en que tenemos la posibilidad de detectar esa herida y de qu茅 forma se muestra. hoy en nuestra vida.

  • Hipersensibilidad a las cr铆ticas o comentarios
  • Reacci贸n exagerada al enfrentamiento
  • Tendencias exagerados (bastante receloso o suspicaz, raptos extremos)
  • Ansiedad y temor de que la otra persona se marcha a ir
  • Finalizar relaciones antes que la otra persona tenga la posibilidad de irse (con frecuencia inconscientemente)
  • Celos o supones de que tu pareja lastimar谩, enga帽ar谩 o se va a ir de todas formas en el momento en que haya sin signos de accionar malicioso.
  • Inquietudes, inseguridad y falta de autovaloraci贸n
  • Mantenerse en una relaci贸n desmesurada
  • En casos mucho m谩s extremos posiblemente a lo largo de hechos como separaciones, divorcios o p茅rdidas: una p茅rdida total de control sobre sus conmuevas, hiperreactividad, asaltos de ansiedad, temor, insomnio, depresi贸n, p茅rdida o incremento de peso. y pensamientos o h谩bitos obsesivos.

La herida del abandono en los primeros a帽os de vida

El hombre aprende a interpretar la verdad en los primeros a帽os de vida. Una interpretaci贸n especial de nuestro planeta pues influye en el ambiente, la familia y el contexto cultural. Y asimismo las vivencias vividas en la ni帽ez, nuestra personalidad y car谩cter.

La herida de abandono puede haberse generado hasta los 3 a帽os, por alguna situaci贸n vivida como la sepa del padre o de la madre, o de alguien que te cuid贸. Y que te afect贸 emotivamente.

驴Qu茅 es la herida del abandono?

La herida del abandono tiene relaci贸n a los efectos que nos deja el abandono desde edades tempranas, esta puede ser f铆sica o sensible y es dada por nuestros primordiales cuidadores. El abandono f铆sico tiene relaci贸n a ocasiones en las que entre los cuidadores no se encontraba verdaderamente presente, por servirnos de un ejemplo: la desaparici贸n de entre los cuidadores, la sepa f铆sica de los cuidadores primordiales por fundamentos de trabajo o responsabilidades, o en el momento en que hay un divorcio y un cuidador se marcha de casa. .

Con relaci贸n al abandono sensible, este se da en el momento en que uno se percata de que los cuidadores no est谩n presentes, pese a estarlo f铆sicamente. Puede ser pues no han recibido la atenci贸n correcta, pues sintieron que sus pretensiones sentimentales no estaban cubiertas, por el hecho de que fueron invalidados o pues apreciaron cambios en el aprecio de nuestros conocidos cercanos. Todas y cada una estas vivencias tienen la posibilidad de tener un encontronazo en nosotros y producir patrones en nuestra personalidad y accionar que prosiguen hasta la edad avanzada.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *