Saltar al contenido
Inicio » Cómo le digo a mi hijo que los reyes no existen

Cómo le digo a mi hijo que los reyes no existen

Consejos para mencionarle a los pequeños que los Reyes Magos son sus progenitores. No se lo afirmes en Navidad. A sabiendas de que podrían estar desilusionados por la patraña de sus progenitores. Explíqueles lo que significan los regalos reales. Dilo con tus propias expresiones.

Este año llegó el enorme instante para mí, tras evitar el interrogante múltiples ocasiones:

“Mamá, dime la realidad, ¿quiénes son los sabios?”, decidí que no podía No aguardé mucho más para ofrecerle una contestación, conque un día lo llevé a almorzar y le dije:

Varios progenitores desean extender el tiempo para decir la realidad sobre los Reyes Magos para temor a perder esa magia y fantasía. No obstante, es viable sostener el entusiasmo por esta fecha mudando su concepción.

Desde este instante puede transformarse en un día de sorpresas y datos recíprocos, animando a cada integrante de la familia a asombrar al otro. La magia no es solo hacer ocasiones que no tienen una explicación lógica. Su esencia es producir un tiempo de unidad y felicidad en la familia.

La mejor edad para descubrir que Papá Noel no existe

Si el avance cognitivo de tu hijo está en los factores comunes, tu hijo comenzará a desarrollar el pensamiento abstracto entre los 6 y los 8 años y entre 8 y 11 van a ser afianzados. Esto significa que, muy probablemente, van a ser ellos los que comenzarán a cuestionar la certeza de la historia. Empezarán haciéndose cuestiones lógicas como: ¿posiblemente solo una persona visite todas y cada una de las viviendas de todo el mundo al tiempo? ¿De qué forma tienen la posibilidad de estar montando en todas y cada una de las ciudades al tiempo?

Los pequeños acostumbran a comunicar sus inquietudes entre ellos, o quizás un compañero de clase que sabe la realidad escoge enviarla con sus amigos.

Plantilla 1: sin antecedentes

Hola David:

Somos los Reyes Magos.

Pregúntale qué piensa

La edad del niño es esencial. Probablemente halla pequeños que nos charlen de la presencia de los Reyes Magos o de Papá Noel en el momento en que son pequeñísimos pues lo escucharon de sus hermanos mayores, pero sin intención de abandonar la magia; y, en otras ocasiones, chicas mayores que lo sacan a resplandecer con la estable intención de confirmarlo.

Es verdad que en ocasiones el interrogante nos puede coger desprevenidos por el hecho de que llega bastante próximamente. Y en esos casos, una aceptable opción es hacerle una pregunta qué piensa. ¿El fundamento? Puede anticiparse a una contestación suponiendo que ahora lo saben todo. Conque lo idóneo es dejar que ellos tomen la idea para saber lo que verdaderamente saben o opínan antes de contestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *